|5 pensamientos de mierda que debemos borrar de nuestra mente sobre influencers

5 pensamientos de mierda que debemos borrar de nuestra mente sobre influencers

Por | 2018-02-22T16:04:11+00:00 miércoles, 17 mayo, 2017|

Que levante la mano qué agencia de comunicación o qué cliente no ha caído en este pensamiento, e incluso lo ha pronunciado en voz alta, en relación a algunos influencers, al hacerle alguna propuesta o pedirle colaboración: pero ¿éste quién se cree que es?

A veces todos perdemos el foco y debemos entender que si los influencers no fueran lo que son, y no tuvieran el poder de prescripción que tienen, las marcas no recurrirían a ellos. Es decir, que debemos entender que incluso aunque las colaboraciones sean remuneradas, no debemos convertir la relación en un “te estoy haciendo un favor por pagarte”.

“Si los influencers no fueran lo que son, las marcas no recurrirían a ellos”

Efectivamente, estaréis pensando: pero es que hay cada uno y una por ahí que… Sí, es verdad, gente poco profesional hay en todos sitios. Y más esto de la influencia, que alimenta tanto el ego, es proclive al divismo, pero no perdamos los papeles, por favor.

Para ayudaros, vamos a hacer una recopilación de pensamientos de mierda que debemos descartar en nuestra relación con influencers. Hagámoslo, así, en plan mantra que debemos repetirnos cada mañana a la hora del café.

  1. “Le estamos haciendo un favor”. Ya lo hemos mencionado: si no te interesara, no le estarías proponiendo nada. Hemos hablado de la relación entre consumidores, marcas e influencers y cómo todos salen bien parados.
  2. “Le voy a cambiar hasta la última coma”. Esto lo hemos repetido hasta la saciedad, pero es importante que el influencer mantenga su tono y su estilo, es mejor para ellos, ya que mantienen una coherencia en sus comunicaciones, pero sobre todo es mejor para la marca, ya que el contenido queda mucho más integrado y no es disonante con respecto al resto, con lo cual, es más creíble. Para  nosotros ahí está la clave.
  3. “No menciona lo suficiente el producto”. Podemos remitirnos al punto 2, la publicación debe quedar integrada, y tampoco es necesario inundar nuestro discurso del mismo mensaje 100 veces para que cale.
  4. “Que no diga que es publi para que sea más creíble”. Esto entra dentro de la ética profesional, y no deberíamos ser nosotros los que pidamos a alguien que incumpla su propia ética, y las leyes, por supuesto. Casi todos los influencers aseguran, y nos lo creemos, que si un producto no les gusta de verdad, no lo recomiendan, con lo cual su recomendaciones, aunque pagadas, no deberían perder credibilidad.
  5. “Cuanto más grande sea su comunidad, mejor”. En otras ocasiones hemos hablado del poder de prescripción e influencia de los microinfluencers, y concluimos que no siempre es mejor la comunidad más grande. Por ello, valoremos otros elementos, como la capacidad de engagement para seleccionar a nuestros colaboradores.

En definitiva, os prescribimos repetir estos mantras 3 veces al día, antes de las comidas. Nos sentará bien a todos y también nos ayudará a no caer en los influencers de mierda que se alejan de la calidad y la coherencia con nuestra marca.

Descarga aquí las Tendencias en Comunicación y Marketing de 2017

Sobre el autor:

Begoña González
Malabarista de profesión y comunicadora por afición. Mi trabajo es que los clientes estén contentos… ¡alucina! Mi vida se convierte en un circo de 5 pistas si sumamos muchos clientes, 2 hijos y un marido del Atleti.

2 Comentarios

  1. […] Esta plataforma respeta la filosofía con la que hasta ahora hemos estado trabajando la relación con influencers. Una relación donde impera el alto grado de conocimiento de cada una de las comunidades con las que colaboramos, analizando no sólo sus volúmenes de población, sino su grado de engagement e influencia. Refuerza también nuestra apuesta por la microinfluencia, que reporta a nuestros clientes unos resultados mucho más competitivos y rentables frente a otras opciones que, en un primer análisis, podrían parecer más espectaculares por el volumen de sus comunidades, pero que luego no generan el nivel de prescripción deseado. Ya ves, no siempre acertamos en todos nuestros pensamientos hacia los influencers. […]

  2. […] ves, no hablamos en ningún momento del tamaño de la comunidad. No te equivoques, se puede ser influencer y tener 100 followers en Twitter. Pondré un ejemplo real. ¿Cuántas personas (digitalizadas) hay en España que hablen sobre la […]

Deje su comentario