No nos gusta esperar, cada vez menos. Las nuevas tecnologías nos han mal acostumbrado y ahora tenemos prácticamente todo a un clic. Y aún así, buscamos que todo sea instantáneo. Cuando hace una década se hablaba de 3G casi se sentía una revolución, pero en tecnología diez años son un siglo. Ahora el 5G es el protagonista de las grandes ferias de tecnología como el Mobile World Congress y se plantea como la solución final para terminar de afianzar la conectividad móvil. Y eso es solo el comienzo, la alianza entre el 5G y el marketing promete cambiar el panorama que conocemos.

Una de las bondades del smartphone es la facilidad que nos da para conectarnos a internet desde cualquier lugar y en cualquier momento. Cómo lo uses ya es cosa tuya, pero desde luego ya sea desde el metro, el sofá del salón o incluso el baño, lo cierto es que nos mantiene conectados a la red. Eso por no hablar de la multitud de weareables y dispositivos conectados que proliferan en los últimos años. La conectividad 5G aspira a lograr una conexión inmediata que mejore la experiencia de usuario. ¿No te gustaría navegar sin apenas notar el tiempo de carga de una página?

Más velocidad, más creatividad en tus campañas

Esta velocidad de conexión supondrá que incluso aquellos contenidos con recursos más pesados van a colarse en nuestras pantallas a una velocidad pasmosa o lo que los expertos conocen como baja latencia. Para el marketing digital esto es un avance enorme, ahora las opciones para implementar campañas se multiplican. Podemos ser más creativos y usar nuevos formatos que antes por logística se descartaban, pero con el 5G no solo se aumenta la velocidad de conexiónhasta 10Gbps!), sino que también se reduce el consumo de energía de los dispositivos.

Una de las posibilidades que se plantean es el uso de la realidad aumentada de una manera efectiva y real. La conectividad 5G sería ese empujón a una tecnología que es considerada como esencial para una cuarta parte de los marketeros. A diferencia de la realidad virtual, solo sería necesario un dispositivo móvil que con la ayuda del nuevo estándar de conectividad la experiencia de usuario sería sorprendente. Incluso con el producto delante se podría ofrecer una primera toma de contacto aún más inmersiva, mostrando características que a simple vista no se ven.

Y sin tener que ir tan lejos, se podría dotar a los contenidos actuales de mayor complejidad. Una vez superado el escollo del formato se pueden probar nuevas formas de comunicar. Hay que tener en cuenta que el 5G va a mejorar la conexión móvil y si ya se hablaba de que el mobile sería el futuro, ahora se convierte en el presente. El aumento de velocidad de conexión y el mayor uso de las redes sociales no hace más que extender el reinado de los smartphones. Desde cualquier momento y lugar una marca podrá impactar al usuario casi sin limitaciones a la hora de orquestar una campaña.

El verdadero big data está a punto de asomar

Una de las consecuencias de la reducción de latencia es el crecimiento exponencial del IoT. Se prevé que para el año 2022 existan 12.000 millones de dispositivos y conexiones IoT móviles. Si tenemos en cuenta que cada uno de esos aparatos está transmitiendo unos datos a la red donde se acumula toda la información, apenas quedará espacio para los secretos. La IA se encargará del tratamiento de big data y las marcas podrán ser más eficientes a la hora de articular sus campañas, sobre todo para ofrecer un trato aún más personalizado.

Obviamente los primeros dispositivos en sumarse al 5G son los smartphones. Si en pasadas ediciones ya fue protagonista, en el Mobile World Congress de este año no está siendo menos y todos los fabricantes presentan sus propuestas con esta conectividad. Pero ojo, muchas opciones son prototipos que esperan salir al mercado en algún momento aunque sin fecha fija de lanzamiento. Solo hay que echar un vistazo al Huawei Mate X que no solo integra 5G sino que cuenta con una pantalla plegable que será una auténtica delicia para la experiencia de usuario (¿no hemos hablado ya de nuevos formatos, nuevas posibilidades?).  ¡Incluso se ha presentado un vehículo hiperconectado!

Los expertos hablan de 2019 como el año en que llegará el 5G y 2020 en el que realmente se implantará, pero la carrera por posicionarse ya ha comenzado. Lo importante es que llegado el momento no te pille por sorpresa porque una vez accedan los usuarios, la piedra habrá llegado al tejado del sector de los contenidos en el que el marketing y la comunicación digital contarán con nuevas reglas.