“En los últimos años dentro del mundo de la comunicación digital hemos asistido a un fenómeno masivo: la publicación de listados de tendencias de comunicación. A cualquier agencia de comunicación nos encantan porque nos dan visibilidad, posicionan bien y nos sirven para mostrar lo listos que somos y lo mucho que sabemos”. Así, literalmente, empezaba un post que escribía hace más o menos un año y que, visto lo visto, mantiene plenamente su vigencia. Las agencias hemos (sí, “hemos”, nosotros también) continuado publicando el típico análisis de tendencias en comunicación y marketing para seguir demostrando lo listos que somos. Porque lo somos.

El caso es que el ligero “problemilla” de falta de ideas a la hora de definirlas que comentábamos hace un año no solo no se ha solucionado, sino que parece haber ido a peor. Y así, hay quien año tras año se sigue repitiendo, sigue diciendo que es novedoso algo que lo fue hace, no sé, seis o quince años, y quien sigue empeñándose en colarnos como tendencia pequeños o gigantescos “mojones” casi indignos de ser calificados como tales. Al lío.

Nuestro top 5 de tendencias de mierda de 2018

 

5. Micromomentos

Hay a quién conceptualizar nuestra forma de consumo de contenidos como “micromomentos” le ha parecido una ideaza. No le culpo porque, efectivamente, lo es. Tanto, que ya me gustaría que se me hubiese ocurrido a mí. El único problema es que para poder calificarlo como tendencia se le debería haber ocurrido en 2015, ya que en septiembre de ese año Google publicó su paper “Micro-moments: your guide to winning the shift to mobile”. Buen intento, pero en 2018 no cuela.

4. Chatbots

Ya es mala suerte decir que los chatbots van a ser tendencia y que cuando ya lo tienes escrito vaya Facebook y te cierre su Facebook M, que por otra parte nunca pasó de fase beta. Lo que no es tan mala suerte es lo obvio que ya era cuando lo habías escrito, que 2018 (por mucha ilusión que te hiciera) no va a ser el año de los chatbots. Pero oye, da igual, ahí se queda. Y lo peor es que han sido varios los que han insistido en ello.

3. Vídeo

Escuchar a gente inteligente y reputada del sector decir que el vídeo será tendencia en 2018, nos deja un poco fríos. Sobre todo porque otras personas inteligentes y reputadas ya lo habían dicho allá por 2016. No cabe duda de que el vídeo va a ser clave en 2018, pero parece que la tentación de pasar por alto la definición de la palabra “tendencia”. El vídeo ya no puede ser considerado como una idea o corriente que nos orienta en una dirección determinada, sino que es una realidad asentada.

2. Móvil

En nuestra edición 2017 de ideas de mierda en tendencias de comunicación, el móvil se alzaba con un merecido primer puesto como la mayor tendencia-mojón planteada por aquellos que nos dedicamos a la identificación y conceptualización de tendencias. Y lo hacía tanto por la originalidad (nula) de la idea como por la relevancia de aquellos que habían osado a definirlo como tendencia. ¿Qué ha podido pasar para que este año, pese a volver a figurar entre los gloriosos listados de tendencias, haya perdido su posición de privilegio? No te pierdas a nuestro ganador para saberlo.

1. Páginas web

En 1989 Tim Berners-Lee inventaba la World Wide Web. En 1998 nacía Google, en lo que suponía la consolidación de buscadores de páginas web que nos ayudaban a categorizar y a encontrar información entre millones de páginas web que ya existían. En la actualidad, existen más de 1.800 millones de webs en el mundo. Pero oye, que sí, que las páginas web serán la gran tendencia en la comunicación de las empresas en 2018. En fin, creíamos que superar al móvil era una misión imposible y, sin embargo, algunos de nuestros colegas se han superado.

A la vista de esto, solo nos queda preguntarnos cuáles serán las grandes ideas que se nos ocurrirán para el próximo año. ¿Será 2019 el gran año del papiro para la creación de contenidos? ¿Deberemos empezar a considerar muy seriamente la creciente influencia de las palomas mensajeras? ¿O quizá nuestra apuesta deberá centrarse en el desarrollo de complejos sistemas de señales de humo? Quién sabe lo que nos deparará el futuro.