¿Alguna vez te has planteado si tu web necesita una auditoría SEO? Vale igual no te has hecho esa pregunta tan concreta, pero seguro que te has cuestionado más de una vez si lo estás haciendo todo lo bien que deberías, si hay cosas que mejorar o por qué tu web de venta de garbanzos tostados al por mayor no te posiciona en la primera página de resultados. Vale, igual en ese ejemplo la respuesta es fácil: no te posiciona porque nadie en su sano juicio compra bolsas de garbanzos secos. Que la gente los aparte de los mix de frutos secos ya debería haberte dado una pista.

Pero al grano, dentro de tu estrategia de marketing seguro que una de las mil cosas que te preocupan es el SEO y te gustaría hacerlo lo mejor posible. Así que para ayudarte a decidir si necesitas hacer una revisión de tu web a nivel de posicionamiento en buscadores y porqué deberías plantearte una auditoría en tal caso, aquí estamos nosotros.

Vayamos por partes, primero debes tener claro para qué sirve una auditoría SEO. Se trata “tan sólo” de un examen, un análisis de tu web, que no te va a resolver los problemas que haya, pero los va a identificar y te va a ayudar a estructurar el trabajo que tienes por delante para mejorar el SEO de tu página.

Cuándo revisar el SEO de tu web

¿Estás en algunos de estos casos?

  • Tu web no tiene un mantenimiento mínimo mensual.
  • Has heredado un proyecto que ni siquiera sabes quién lo hizo o cómo.
  • Estás detectando pérdida de tráfico orgánico o cómo tu competencia está creciendo como la espuma mientras tú caes en picado.
  • Vas a iniciar una campaña SEM.
  • Quieres replantear tu estrategia de marketing o vas a iniciar una nueva.
  • Quieres hacer un rediseño de tu web o una migración, y ya que estamos vas a hacer limpieza.
  • Tienes una agencia o un freelance de SEO pero no termina de funcionar la relación.
  • La calidad de tu tráfico orgánico ha bajado, no está yendo como esperabas o necesitas aumentar la tasa de conversión.
  • Simplemente quieres hacer un checkeo para mejorar tu rendimiento web.

¿Te identificas con alguno de estos casos? Antes de iniciarte en un nuevo proyecto o con una nueva estrategia web, es el momento de hacer revisión de lo que tienes y plantearte qué es lo que quieres.

Por qué hacer una auditoría SEO

Aparte de que puedas identificarte con alguno (o algunos) de los casos anteriores, el motivo de mayor peso para hacer una revisión de tu web en profundidad es sólo uno: Google. Los algoritmos de Google cambian continuamente, en el entorno digital, como en la vida, es adaptarse o morir. Una auditoría te permitirá saber si te has estado adaptando a los indicadores de optimización (que aquí quien manda es Google) o no. Y lo más importante: te indicará qué tienes que hacer o corregir para adaptarte y mejorar tu SEO.

Como ya hemos dicho antes, una auditoría SEO no va a resolver todos tus problemas pero te va a ayudar a identificarlos, al menos los de tu web, que no es poco.

Y una vez que hayas decidido a hacer un análisis de tus recursos digitales, ¿cuál es el siguiente paso? ¡Lanzarte a por ello!