Ni mirar con buenos ojos, ni ojos que no ven, corazón que no siente. El marketing ha decidido dejar tuerto al refranero popular (perdón, chiste malo) priorizando un recurso hasta la fecha poco explotado, vinculado a áreas nicho y considerado el hermano feo por la falta de efectismo visual. La realidad marketiniana, a golpe de porcentaje positivo, se ha impuesto y demuestra que el branded podcast ha venido para quedarse y generar engagement.

Aunque en España estamos en pleno proceso de consolidación y cada vez proliferen más plataformas, los datos muestran cómo el podcast es un vehículo que tiene mejor acogida y, sobre todo, en un público más joven. De hecho, según el último Digital News Report, del Reuters Institute el 39% de los españoles afirma haber escuchado contenidos en este formato el último mes.

No es el único dato que avala al podcast, en el estudio PwC’s Global Entertainment & Media Outlook 2018-2022 cifra en un 30% el crecimiento de la tasa anual.

La clave del éxito del podcast no solo reside en su rentabilidad, a diferencia de los formatos audiovisuales, se pueden producir contenidos de gran extensión sin incurrir en costes elevados; sino también en la posibilidad de aportar valor añadido a la marca y trasladar sus mensajes clave de una forma orgánica y escasamente invasiva.

Branded podcasts con gran contenido

A través del podcast, las marcas tienen la oportunidad de brindar a su público objetivo una perspectiva distinta de la compañía, tomando su producto o servicio casi más como un pretexto que como una obligación para abordar temas de interés social. Como ocurre en España con la juguetera Fisher Price y la plataforma de Prisa Radio, Podium Podcast, lanzaron la serie El sonajero de Fisher Price, dedicada a la puericultura, ofreciendo un contenido de valor y elevada utilidad intercalado con entrevistas a personajes famosos.

De esta manera el marketing de contenidos, además de incidir en el branding de la marca con una propuesta temática que sitúa en el centro al core de su negocio e incluso aprovechar la complejidad de su producto para hacer pedagogía, sin acudir a plataformas de terceros como BBVA y su canal Blink.

Esta propuesta surgió como un programa de branded podcast semanal para ofrecer contenido propio sobre soluciones fintech y consejos para las finanzas personales que no se limitan al ámbito 100% bancario y que se pueden encontrar también fuera de la web en plataformas como iVoox, Spotify, iTunes y Google Podcast.

Aunque parezca que el podcasting vinculado a marcas está planteado como la vía directa para el contenido sesudo y divulgativo, se trata de un cajón de sastre tan amplio como nuestra visión estratégica (y creativa) lo permita.

¿Quién no querría consejos para tener un exitoso match en Tinder y limitar las experiencias desastrosas? En Estados Unidos ya tomaron nota en su momento y lanzaron DTR (Define the Relationship) un podcast de la famosa app de citas, donde un episodio tipo tiene como ingredientes tips para citas online, recomendaciones para diseñar un perfil de 10 y anécdotas, porque al final un salseo siempre ayuda a hacer la lección más amena.

Con el branded podcast las marcas cuentan con una alternativa visibilizar la marca, sus productos y también para priorizar los mensajes claves a trasladar y amplificar sus valores de marca y acciones de RSC.