|¿Influencers de calidad o influencers de mierda? La clave del éxito

¿Influencers de calidad o influencers de mierda? La clave del éxito

Por | 2018-02-22T16:01:27+00:00 miércoles, 10 mayo, 2017|
  • Como detectar los influencers adecuados para tu campaña de marketing

Cuando me dijeron que éste iba a ser un mes temático dedicado a “la mierda”, lo tenía claro: lo mío son los influencers, así que ¿de qué iba a hablar yo? Exacto. Últimamente parece que cualquier usuario con un mínimo decente de seguidores puede ponerse la etiqueta de influencer. Primero fue Fairy con el milagro antigrasa, echabas una gota del producto y ¡oye! se te quedaba la vajilla tan limpia que las disputas entre Villarriba y Villabajo se zanjaron hace años. Ahora, es el milagro influencer, o eso creen algunos.

Lanzar un producto a un usuario con miles de seguidores, no es el “nuevo milagro”. No, no lo es. De verdad, créeme. Nada te garantiza que porque en un post se mencione tu producto, tus ventas vayan a comenzar a dispararse. Si la calidad del influencer (o influencers) sobre el que has apoyado tu estrategia no es buena, estás perdido. No, no nos valen los “influencers de mierda”. Hay que buscar la calidad y la coherencia.

El perfil millennial se casa cada vez menos con sus referentes

En una estrategia con influencers, no necesitamos un caballo solamente grande. Lo que necesitamos de verdad es que ande. Ya he hablado de los microinfluencers y su eficacia para determinadas acciones, del poder de la calidad frente a la cantidad. Aunque también hay productos que bien merecen un binomio perfecto: calidad y cantidad. No son incompatibles, ni muchísimo menos. Los influencers profesionales cuidan de ambas cosas y son a ellos a los que nos tenemos que dirigir.

Hoy en día los millennials seguimos a cientos de perfiles influencers porque realmente nos sentimos identificados con ellos o porque realmente nos interesa lo que cuentan. Pero tan pronto como un influencer empieza a descuidar su imagen y perfil, cambiamos sin problema de referente. El perfil millennial se casa cada vez menos con sus referentes. ¡Así somos! 😉

Si yo fuera una marca, lo tendría muy claro. Quiero al influencer que tiene una comunidad fiel e identificada, que transmite y se alinea con sus followers y que, por tanto, cuando promocione mi producto, sus seguidores lo recibirán de forma positiva y, en el mejor de los casos, lo terminarán comprando.

No nos valen los “influencers de mierda”, hay que buscar la calidad y la coherencia

Para detectar a este tipo de perfiles profesionales siempre debemos estudiar bien su trayectoria y, sobre todo, sus números. ¿No sabes por dónde empezar? Te dejo tres claves para que la calidad de tus influencers sea la adecuada:

  • Engagement. ¿Perfiles con miles de seguidores que apenas pasan de la veintena de interacciones? Cuanto menos, es sospechoso. A mí sólo se me ocurren dos cosas: o sus seguidores son bots (o lo peor de todo, comprados) o esta cuenta está prácticamente muerta. Sin duda, estos perfiles son “un mojón”.
  • La viralidad del momento. Hay perfiles que se hacen virales por días o semanas. Sucede un hecho mediático que afecta a un usuario y su volumen de followers empieza a dispararse. Por ejemplo, ¿te acuerdas de #caranchoa? Al día siguiente de hacerse viral tenía unos pocos miles de seguidores de más. ¿Realmente esos seguidores le siguen porque sus contenidos y su trayectoria le interesaba? No, es “cotilleo del momento”, es querer saber cómo iba a responder. Si no habla de eso, poco nos iba a interesar a los que no éramos de su comunidad.
  • Famosos VS influencers. Los personajes famosos por su profesión, que no sea la de ser influencer, se dedican a “otra cosa” distinta que a la de influenciar. Puede que te ayude a promocionar algún producto o contenido de forma puntual, pero no sirven para todo. El público que les sigue, lo hace porque les interesa su trabajo o su vida, que de repente promocione algún producto que no esté dentro de su rutina, puede no funcionar. Conseguirás influenciar a miles de personas, pero quizá no el objetivo de posicionamiento de tu producto.

Con estas tres claves consigo eliminar muchos “perfiles de mierda” (“influenciablemente” hablando) con un gran volumen de followers de la estrategia de publicidad y comunicación de mis clientes.

Y si tienes ganas de seguir leyendo sobre nuestro #mesmierder, prueba con nuestro post de las tendencias en comunicación y marketing que ni son tendencia ni son nada 🙂

[NOTA: la opinión de nuestros redactores es independiente y personal. No te preocupes, su renovación sí está en nuestra mano].

Sobre el autor:

Blanca Morales
Tengo el privilegio vital de ser rubia y de mayor quiero ser líder de una banda de “señoras de bien”. Mientras tanto, disfruto trabajando y aprendiendo en casi todos los ámbitos de la comunicación.

5 Comentarios

  1. […] prescriptor de una marca son cada vez mayores. Como hemos repetido en numerosas ocasiones, la autenticidad de un influencer no se mide sólo por el número de seguidores que tiene, sino por la capacidad de éste de ser influyente y de generar una comunidad idiosincrática con […]

  2. […] Yo influyo, tu influyes, nosotros influimos… Pero, ¿son todos influencers? ¿Cuál elijo? Ya hablamos anteriormente de los influencers “de verdad” y los “de mierda” (“influenciablemente” […]

  3. […] hemos descifrado cuál es la clave del éxito para saber si un influencer es de calidad. Ahora damos un paso más y nos vamos a aventurar a señalar varios perfiles que lo petarán (o […]

  4. […] intermediaria y legítima de las organizaciones frente a grupos o segmentos concretos de personas. Hemos escrito mucho sobre ellos y hemos contado muchas veces lo que aportan: credibilidad, veracidad, confianza, transparencia… A […]

  5. […] perfiles influyentes. Ya sabemos quiénes son nuestros influencers de calidad. Y es que se han convertido en el resumen perfecto de los cuatro elementos anteriores. ¿Por qué? […]

Deje su comentario