Transparencia, feminismo, diversidad, migrantes… son términos a los que la sociedad necesitaba subir el volumen para que suenen mucho, con fuerza y en Dolby Surround. Desde hace una década también se hizo con la SOSTENIBILIDAD, pero parece que va tocando subir los decibelios porque aún hay quienes no se dan por aludidos.

Hay personas, y no pocas, que creen que «esto de la sostenibilidad es una moda» y yo siempre les respondo que, si es una moda, ojalá se convierta en los pantalones vaqueros del siglo XXI. Y es que recientemente un informe de la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible concluyó que ninguno de los 28 países de la Unión Europea está en camino de cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados para 2030.

¿Sabemos todos qué son los 17 ODS?

Una gran parte de la población mundial desconoce qué son los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Aunque es cierto que no será porque no se ha hablado de ellos en la tele, en la prensa, en las redes y en todos los congresos habidos y por haber, la mayoría no podría enumerar ni 3 ODS de los 17 que aparece en esa tabla.

¿Por qué fuimos capaces de aprendernos la tabla periódica en el colegio y no somos capaces de aprender 17 objetivos? Fácil, porque no nos lo han hecho repetir hasta la saciedad ni son pregunta de examen.

[ Conclusión 1: Hay que repetir la idea hasta que sea interiorizada]

El planeta entero conoce la crisis climática que estamos sufriendo y la necesidad de tomar medidas urgentes, pero de un tiempo a esta parte parece que ha hecho falta que una niña nos abriese los ojos

¿Acaso el discurso de Greta Thunberg no era ya defendido por científicos y expertos desde que la activista sueca usaba pañales?

Los datos que en cada intervención aporta la escolar en huelga son fruto de estudios e investigaciones llevadas a cabo durante años por expertos.

Entonces, ¿por qué lo que dice Greta parece impactar más? Sencillo, rompe con todos los esquemas de comunicación a los que estamos acostumbrados:

  1. Es una niña.
  2. Diagnosticada con síndrome de Asperger, TOC y mutismo selectivo.
  3. Su actitud y rebeldía es inspiradora (pero poco realista).
  4. Utiliza redes sociales.

[ Conclusión 2: Si queremos incidir en una idea o mensaje que esté siendo tan repetido como ignorado es necesario buscar formatos distintos para comunicarlo ]

Comunicar tus compromisos sostenibles para contribuir a los ODS

Diseñar una campaña de comunicación entorno a la sostenibilidad de tu empresa tiene múltiples ventajas tanto a nivel comercial como para la cultura organizacional. Toda acción que contribuya a la conservación medioambiental, progreso social y evolución económica debe ser comunicada para:

  • Movilizar a los empleados e impulsar los cambios necesarios para que la organización sea más sustentable, lo que además favorece el sentimiento de pertenencia.
  • Aumentar la confianza de inversores y consumidores con conciencia ambiental y social que busquen la opción más responsable entre la oferta actual.

Al momento de diseñar un plan de comunicación hay que tener en cuenta los grupos de interés y soportes a los que nos dirigimos. Estos serán claves para determinar los mensajes dependiendo de si hablamos de la sostenibilidad en contexto, sostenibilidad en acción o el «liderazgo» en sostenibilidad.

Hoy en día el precio y la calidad ya no son los únicos factores determinantes para el consumidor en la decisión final de compra. Saber que una compañía trabaja por el bien de la comunidad con transparencia respeto y justicia genera un sentimiento de satisfacción entre los usuarios que consideran que, con la adquisición del servicio o producto, colaboran con ese impacto positivo desechando cualquier otra opción menos sustentable.

Además, para dar visibilidad a los ODS y ayudar en su impulso sería conveniente que las medidas adquiridas fueran asociadas al objetivo al que contribuye. Por ejemplo, si el producto que vendo está fabricado con materiales 100% reciclados estás trabajando por alcanzar el ODS 12: producción y consumo responsable.

[ Conclusión 3: Comunicar políticas y medidas sostenibles provoca que los consumidores consideren que adquiriendo tus productos ellos pasan a formar parte de una cadena responsable acorde con su conciencia medioambiental y social ]

Algunos consejos:

1º- El greenwashing ya no engaña a nadie

El apellido «Sostenible» queda bien a cualquier nombre: Consumo Sostenible, Turismo Sostenible, Moda sostenible… Pero no todos los productos o servicios son dignos de llevarlo.

Hablamos de greenwashing cuando las empresas invierten más dinero en lanzar campañas que laven su imagen para parecer responsables y comprometidos que en desarrollar políticas que transformen su modelo de negocio a uno más sostenible. Esta es una práctica deshonesta, dañina e incluso peligrosa para cualquier marca que juega con la veracidad y confianza de sus consumidores.

2º- Se realista, humilde y autocrítico

Antes de desarrollar una campaña de eco-marketing debes reconocer la realidad del negocio, averiguar si realmente tu servicio o producto son todo lo sostenible que puede ser y qué impacto negativo se deriva de tu actividad. Detectar cuáles son tus puntos fuertes, pero sobre todo los débiles, te permitirá ser consecuente con tu discurso.

Adaptarse al cambio no es algo ni fácil ni barato. Las empresas están siendo presionadas para transformar su modelo de negocio, lo que requiere tiempo y recursos. Recuerda que la suma de pequeños gestos provoca grandes cambios.

3º- No te cuelgues el pin de héroe

Ser sostenible y responsable dejó de ser meritorio hace años. Antiguamente podría tratarse de una opción que aportase valor a un producto, pero hoy en día es algo casi obligatorio.

Es importante que las marcas tengan claro que cuando comunican acciones sostenibles lo último que deben esperar de la sociedad es agradecimiento ya que se da por hecho que es su deber empresarial.

4º- Si plantas conciencias recoges fidelidad

Vivimos en una sociedad donde el consumo de un determinado tipo de productos definen muchos rasgos de nuestra personalidad.

Cuando el consumidor opta conscientemente por marcas responsables siente que con su compra contribuye de manera positiva. Como consecuencia se convertirá en prescriptor de marca, ya que en realidad lo que está haciendo es definirse a sí mismo como consumidor responsable y ejemplarizante.

Lo mejor que le puede pasar a nuestro planeta es que las empresas compitan por ser las más sostenibles y las que más contribuyan a los 17 ODS. Pero las estrategias de comunicación y la manera de involucrar al consumidor necesitan un cambio de perspectiva y desligarse directamente del objetivo de venta. La sostenibilidad, se vende sola.