Imagen de persona en el momento de consumir contenidos durante la crisis del coronavirus

Ilustrando el coronavirus: cómo es el consumo de contenidos en época de COVID-197 minutos de lectura

Hoy es 1 de abril, aunque parezca que es el trigésimo quinto día del mes gracias a la cuarentena que nos ha convertido en expertos chefs, en deportistas natos y, a algunos, en policías del balcón. Está claro que la COVID-19 ha supuesto, para bien y para mal, un cambio en nuestras vidas, dejando tras su paso romances a medio gas, preludios de cañas sin cerrar y adioses sin despedidas.

En medio de esta vorágine, Kantar e IPG Mediabrands han querido arrojar un poco de luz sobre cómo ha influido el coronavirus en el consumo de contenidos. Y en apenas 15 días, la canción de ‘Presuntos Implicados’ nunca había tenido tanto sentido. Ay, cómo hemos cambiado.

Redes sociales y televisión: sinónimo de entretenimiento.

La forma en la que consumimos ocio ha mutado y se ha expandido como un Flubber. Sin nada que hacer en casa lo que antes resultaba mundano y rozaba lo cutre, ahora es una fantasía a la que podemos agarrarnos durante horas.

Para llevar a cabo este artículo hemos hecho una dicotomía entre lo analógico y lo digital que, como se verá más adelante no es tal. Un poco como The Upside-Down de ‘Stranger Things’, para que os hagáis una idea.

El consumo en el mundo analógico

La televisión es la reina del entretenimiento y la información. En lo referente a la evolución de los minutos, las audiencias arrojan datos nunca antes vistos: tanto el tiempo de consumo como el producto han cambiado de tendencia. A través de las televisiones se pueden consumir muchos otros contenidos, aparte de los que ofrece la ya por muchos denostada TDT (Televisión Digital Terrestre) que también se incluyen en estas métricas. Teniendo en cuenta que la oferta de estos contenidos audiovisuales aumenta cada vez más, el consumo de televisión ha experimentado unos aumentos históricos, llegando a aumentar el sábado, 14 de marzo hasta un 46% más que el año anterior. Lo datos más relevantes se registran entre los jóvenes de entre 13 y 24 años, que el domingo 15 del mes pasado anotaron un 69% más en su consumo televisivo.

Por otro lado y en cuanto a cadenas se refiere, La Sexta es la que mayor incremento ha experimentado en los últimos días. El sábado, 14 de marzo su audiencia aumentó en un 206% más que el año pasado por estas fechas. En el caso de Telecinco, a pesar de ser una cadena que no ha experimentado muchos cambios durante estos días, sigue manteniéndose como líder (nada nuevo bajo el sol). ¿Su némesis? TVE1 que ha llegado a anotar un 87% más de audiencia el sábado, dándole un vuelco a la normalidad.

El consumo, por su parte, se ha incrementado en todas las franjas. El daytime (mañana, sobremesa y tarde) es la que más repunta: cerca de un 25% más de audiencia en total de población. Ahondando un poco más, dentro de la audiencia total, la franja de edad en la que más ha aumentado el consumo televisivo es en los jóvenes de entre 13 y 24 años (un 44%, concretamente).

En cuanto al contenido que consumimos con más fervor; el visionado de informativos ha aumentado un 65% diariamente, con respecto del año anterior. La cancelación de competiciones deportivas, por el contrario, ha hecho que el consumo de contenido deportivo descienda un 50%. Las retransmisiones religiosas que antes solo copaban una audiencia residual han crecido en la última semana un 80%.

En general, la situación actual se ha convertido en el epicentro del consumo, registrando récords de audiencias, como en el caso de la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre las medidas tomadas ante el estado de alarma, anotando una cuota de pantalla cercana al 80% (más de 16 millones de personas).

*Estos datos se comparan con las semanas 11 y 12 de 2019.

El consumo en el mundo digital

Nuestra creatividad ha roto el cascarón y ya no solo utilizamos las redes sociales como fuente de consumo, sino como lienzo. Memes, vídeos y chistes relacionados con esta nueva situación campan a sus anchas por las redes, democratizando el ocio.

En los buscadores la tendencia es clara: la búsqueda de la palabra “Coronavirus” se ha incrementado un 252%. La Comunidad de Madrid es el sitio donde se concentran más búsquedas, debido a la cantidad de casos de contagio. Por otro lado, la evolución del ruido social alrededor del Coronavirus en Twitter también es algo a destacar. Si comparamos la última semana de marzo (del día 23 al 29) con la anterior (del 16-22), vemos que la red experimenta un aumento del 450%.

Los medios digitales también han aumentado notablemente sus números. Los espacios informativos son los que más están notando el cambio en los hábitos de consumo. La audiencia digital de radio online es un 112% mayor que el año pasado, la televisión digital en directo tiene un 93% más de usuarios únicos y las páginas de diarios digitales son vistas un 45% más.

¿Qué consumimos en redes sociales?

Las ventanas ya son monumento, estatua ecuestre, retrato y placa conmemorativa a los sanitarios en forma de decibelio. Las redes sociales han tomado el relevo para hacer de altillo desde el que contemplar el mundo y recibir un soplo de aire fresco. Ahora consumimos así:

  • Memes y selfies, los reyes del cotarro: “Partiendo la pana, invitando a la peña, invitando a cañas”. Así circulan memes y selfies por la pasarela de la interfaz. La friolera de un 40% de las imágenes que pululan por las redes sociales durante estos días pertenecen a este grupo. Esto se debe a que, en tiempos de la COVID-19 este tipo de imágenes han adoptado un enfoque más serio ¿El objetivo? Llamar la atención de la gente sobre la gravedad de la situación y hacer activismo, apelando al mejor sentido de todos, el del humor.
  • Locus amoenus: Tim Robbins en ‘Cadena Perpetua’ tenía menos ansias de libertad. Nos hemos quedado en casa y el tiempo libre le sujeta la puerta a la nostalgia para que entre a casa. Echamos de menos el exterior y el punto de encuentro que hemos establecido para reencontrarnos es nuestra pantalla táctil. Por ello, un 17% de las imágenes en redes sociales, demuestran que la segunda tendencia es la naturaleza.
  • El portátil: El teletrabajo es la tónica y las llamadas en grupo son las nuevas cañas, afterwork o reuniones familiares. Reconozcámoslo, las relaciones personales ahora son 2.0 y un 13% de las imágenes que se analizaron para este estudio lo demuestran.
  • Mantita, peli y sofá: Ya no es una alternativa marcada por el postureo, es la actividad de la cuarentena por antonomasia. También la trama de un 13% de imágenes en el estudio se desarrolla en la sala de estar de casa. La medicina recetada para la incertidumbre son mimos, mascotas ‘achuchables’ y palomitas de maíz.
  • Sacar el Da Vinci que todos llevamos dentro: El aburrimiento es el alimento de la creatividad. Por ello, y porque es necesario buscar algo en lo que entretenerse durante la cuarentena, el 9% de las imágenes analizadas muestran que es un momento estupendo para demostrar que nuestro animal espiritual es la creatividad.

* Kantar ha utilizado EVA (Enhanced Visual Analytics) para analizar más de 8.000 posts compartidos en redes sociales que hablan e ilustran cómo las personas están viviendo estos días de confinamiento hasta ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

X