|El fenómeno Rosalía en diseño y la construcción de El Mal Querer

El fenómeno Rosalía en diseño y la construcción de El Mal Querer4 min read

By |2018-11-21T09:15:11+00:00martes, 20 noviembre, 2018|

Rosalía, como marca, cumple tres de los requisitos necesarios para petarlo visualmente en 2019. Reivindica el feminismo, tiende hacia la pureza de lo orgánico y descontextualiza la tradición llegando a un mayor público. Ante su irrupción en varios frentes, es innegable que el fenómeno Rosalía ha llegado para marcar un antes y un después.

“Rosalía es una mujer llena de dulzura y pureza, pero a la vez empoderada e inspiradora, que ha sabido replantear la cultura española combinando tradición y futuro”. Así la describe Filip Custic, el artista que contrató para realizar su última portada.

Filip Custic se describe como un artista multidisciplinar que analiza la simbología de los objetos como vehículo de comunicación. Suele jugar con conceptos como la no-gravedad, la fragmentación, la patafísica, el efecto de equilibrio óptico y el arte técnico. Y ha trabajado con marcas como Gucci, Camper, Sony o H&M. Casi nada, ¿verdad?

Comparación de una obra con el fenómeno Rosalía en diseño
Distintas campañas de Filip Custic

Desde el lado del diseño tiende hacía el bodegón, el surrealismo o el uso de referencias artísticas anteriores. Y en el plano espiritual se agarra a lo místico y lo esotérico de los sueños. Precisamente una tendencia visual que ya se está dando y que continuará en 2019 es la reinterpretación del tarot.

Analizando dos de las imágenes que forman parte del último disco de Rosalía “El mal querer” vemos referencias visuales de Julio Romero de Torres y de Frida Kahlo. En el perfil de Instagram del artista podéis encontrar stories en los que define el porqué del uso de esos objetos o esas segundas interpretaciones de la obra original.

Comparación de una obra con el fenómeno Rosalía en diseño
Julio Romero de Torres,  “Naranjas y limones”

Según dice Custic, incluyó las naranjas como fruto maduro, reflejando el estado de Rosalía con el fin de representar sus deseos terrestres. La obra de Julio Romero de Torres le ayudó a expresar esa cultura castellana que apropia la artista. ¿Y por qué una caja? Este elemento identifica la prisión desde un punto de vista romántico.

Comparativa de una obra con el fenómeno Rosalía en diseño
Frida Kahlo , “Las dos fridas”

En esta segunda imagen el artista sitúa a Rosalía frente a frente con sus dos caras. Una especie de acuerdo o casamiento entre ambas. ¿Aún no lo entiendes? Su parte blanca representa la bondad y pureza del alma, y la parte negra el dolor y la lucha de la persona. El reloj, los brazaletes unidos y las llaves hacen referencia al matrimonio y a la condena del “para siempre”. ¡Adiós al romanticismo!

Para todo friki, como yo, del arte primero y de Rosalía después, os invito a que analicéis el resto de imágenes que componen cada canción del álbum.
Os ayudarán a entender cuál es el storytelling de Rosalía y hacia dónde se dirige el diseño, la moda, la música y todo lo que ello engloba.

Y si te has quedado con ganas de saber más sobre la Sociedad Dadá, no olvides que en nuestro eBook de Tendencias en Marketing y Comunicación Digital para 2019 puedes encontrar esto y mucho más.

About the Author:

Patricia Munoz
Le gusta que le lleven piqui-piqui a la ofi, hace fanzines sobre fisios públicos y se tatúa sillas de playa.

Leave A Comment