Aunque las tendencias en Instagram cambian casi a diario, existen una serie de patrones estéticos que vemos cada vez más en los perfiles tanto de influencers profesionales como de instagramers menos experimentados.

Estas predilecciones estéticas para wannabe influencers se ven motivadas por la llegada de nuevas funciones como filtros para stories y mejoras generales como Instagram Checkout, pero también por las nuevas tecnologías, la moda, la música y por un amaestramiento profundo de la red social por parte de los usuarios. Instagram entró en nuestras vidas hace casi diez años, y desde entonces hemos analizado su cometido social, experimentado con sus funcionalidades y luchado por vencer al algoritmo.

Muestra tu realidad, pero de verdad

En unos pocos años los influencers han pasado de usar Instagram como una red social en la que predominaban los contenidos estéticamente perfectos y curados a una plataforma en la que se publica contenido real, espontáneo, imperfecto, humano y sobre todo: emocional. Ahora los seguidores buscamos ver la realidad detrás del telón y sentirnos lo más cerca posible de nuestros ídolos. Cada vez posan de manera más natural, en entornos reales, sin estudios o aparente iluminación artificial. Capturan escenas en movimiento, naturales, incluso desenfocadas.

«Antidiseña»

La imperfección y espontaneidad que nos permitió exteriorizar Instagram Stories o Snapchat está impregnando cada vez más el resto del feed. Vemos pequeños guiños de esto cuando los influencers publican en su muro pantallazos del móvil o stories adaptados a otro formato. Pero esta tendencia va mucho más allá.

View this post on Instagram

my feed on my feed :P

A post shared by ☾ zoë isabella poetry (@zoelaz) on

View this post on Instagram

12 is better than 1

A post shared by ☾ zoë isabella poetry (@zoelaz) on

Hoy en día, nuestros dispositivos móviles nos ofrecen unos resultados tan perfectos y tan excepcionales que los influencers se están rebelando contra las herramientas para Instagram, tratando de capturar escenas y momentos imperfectos, «feos» o «anti-diseñados». De hecho es cada vez más habitual ver publicadas dos imágenes seguidas mostrando una prenda de ropa desde ángulos muy similares o vídeos cortos con filtros estrambóticos de Snapchat, algo que hace unos años no hubiéramos podido imaginar en un feed.

View this post on Instagram

mom goes to Lowe’s

A post shared by Allegra Shaw (@allegrashaw) on

View this post on Instagram

“self care drip lol” ?@champagnemani

A post shared by Glossier (@glossier) on

Adiós al cuadrado

El antiguo formato cuadrado está desapareciendo, y los influencers usan cada vez más el formato 4:5, que se adapta mejor a la verticalidad de nuestros dispositivos móviles. Cuanta más pantalla ocupe la imagen, mejor, una tendencia que ya están aplicando las marcas.

Conoce las apps

En lo que respecta a las apps, parece que las plataformas favoritas de los influencers son VSCO y Afterlight para retocar color, mientras que UNUM la recomiendan como manera de previsualizar y organizar los contenidos en el feed. Por otro lado, Facetune sigue dominando en cuanto a retoque facial y selfies. Y es que el selfie parece que también ha evolucionado, como nos explica Sorelle Amore en este vídeo en el que habla del advanced selfie, una moderna y novedosa versión del autorretrato para fotógrafos profesionales.

Pero por si no te ha quedado claro, te recomendamos este artículo del Huffington Post, en el que varios influencers desvelan sus mejores trucos para editar fotos en Instagram, así como estos vídeos en los que dos instagramers (Allegra Shaw y Drew Scott) muestran sus secretos sobre cómo editan sus imágenes: