|I Estudio Influencer Hub: “Del producto a los valores en el influence marketing”

I Estudio Influencer Hub: “Del producto a los valores en el influence marketing”5 min read

Por | 2018-05-30T10:50:37+00:00 miércoles, 30 mayo, 2018|

Si no es la primera vez que aterrizas en nuestro blog, ya sabrás algo de uno de nuestros proyectos más importantes del año pasado: Influencer Hub. Sí, hace ya casi un año lanzamos la plataforma de gestión de la influencia, con la que queríamos visibilizar una parte del trabajo que hacemos día a día: unir a influencers y marcas, en unas relaciones que van más allá de la asignación automática de campañas.

Además, si nos sigues por redes sociales, también sabrás (y si no, pues nunca es tarde) que la semana pasada tuvimos jarana en la oficina. Sí, nos gusta mucho una celebración y un buen comer, pero esta vez estaba justificado: presentamos el I Estudio Influencer Hub: “Del producto a los valores en el influence marketing”. Al lanzamiento de este estudio, unimos el primer evento (oficial) en nuestras nuevas oficinas de Gran Vía 57 y un interesante debate sobre Tendencias en Comunicación y Marketing. ¿Qué más podemos pedir? Pues que nos acompañaran personas de esas que nos gustan: nuestros amigos de Nivea, de Repsol, de Carrefour o de Spotify; las superwoman de @mamaseescribeconk y @yonomeaburro_es, o el superpadre de @twodadsspain. Sin dejarnos a nuestras invitadas de honor, la Fundación Ana Bella.

Pues bien, aparte de una buena excusa para comer y ponernos al día, también presentamos el estudio que nos ocupa. Llevamos mucho tiempo trabajando con influencers y marcas, y hemos podido seguir la evolución en todos los sectores. Desde hace años venimos hablando de una realidad que se antepone en las redes sociales: los valores reales en la comunicación (o la slow-comm). Y ahora, a través de este estudio, constatamos cómo esa inercia se traslada al fenómeno influencer. La sociedad exige ya a los perfiles influyentes esa responsabilidad con los valores sociales que hasta ahora se reclamaba a las marcas e instituciones. Y los influencers responden transformándose en los altavoces de los movimientos sociales con los que se sienten más comprometidos, desde la defensa de los derechos de la mujer hasta la promoción de un estilo de vida saludable y con conciencia. Tanto es así, que más del 70% de los influencers afirma ser consciente de la responsabilidad social que tiene.

#ZeroWaste nos recuerda la necesidad de reducir los residuos que generamos; #blacklivesmatter se inició tras los disturbios raciales en Estados Unidos; #metoo, #cuéntalo y #noesno, entre otros, han movilizado a la sociedad en contra de los abusos machistas. Estos son solo algunos de los ejemplos y casos que recogemos y analizamos en el estudio.

Estos datos no significan que los influencers que se mantienen al tanto de asociarse a determinados valores concretos y que siguen trabajando la promoción de productos más tradicional, hayan dejado de hacerlo o de tener repercusión. Ni mucho menos, 100.000 seguidores siguen teniendo su aquél en las estrategias de influence marketing.

Como afirma Blanca Morales, coordinadora de Influencer Hub y del estudio, “comenzamos una nueva era, en la que a las empresas ya no les basta con establecer sus propios valores en un apartado de su dossier de marca sin tener en consideración al resto de los actores sociales”.

Y aquí, ¿qué hacía con nosotros Fundación Ana Bella? Aparte de contarnos su conmovedora e inspiradora historia, ellas también trabajan ya con marcas e influencers que les han ayudado a visibilizar su actividad y que están alineados con sus valores. Así que, como no podía ser de otra manera, nuestro detalle-recuerdo para los asistentes al evento vino en forma de pulseras de donación para la fundación. Y tú, también puedes ayudarles.

¡Seamos fieles con nuestros valores!

Sobre el autor:

Alicia Cordero
Hater profesional de las comas mal puestas y los dobles espacios en blanco. De ahí que estudiara periodismo y me pasara al lado oscuro para hacer como que sé de marketing, contenidos, SEO y lo que surja. Mi mayor reto: que mi madre entienda a qué me dedico.

Deje su comentario