Alerta spoiler: A las marcas les encantan las guías editoriales y los brandbooks. Las empresas que nunca han dado el paso de tenerlos les suscita entre curiosidad y suspicacia el reto de concentrar en un solo documento la esencia comunicativa de la compañía; para las que ya lo tienen, son conscientes del poder que encierra y suele formar parte de la primera entrega de documentos que realizan con las agencias de comunicación.

Ahora bien, ¿qué diferencia una guía editorial de un brandbook? ¿Todas las marcas deben tener todo?

Concepto y objetivos de la guía editorial y el brandbook

Como decíamos a la hora de desentrañar las preguntas frecuentes sobre guías editoriales este documento es fundamental en comunicación digital porque es donde se aborda la presencia digital de la compañía y su reflejo en comunicación interna y externa.

Por su parte, el brandbook es la Biblia a la hora de plasmar la conceptualización de la marca. No se debe considerar un manual como tal porque no incluye recomendaciones, pero eso no le resta autoridad, al contrario. Este documento encierra un ejercicio de captar la esencia de la marca en clave de diseño, a partir de los colores, la tipografía, el estilo fotográfico, el logo, el tono y las ilustraciones.

Más allá de las consideraciones prácticas que muestra, en el brandbook hay una serie de elementos definitorios que arman el imaginario visual de la marca y que argumentan esas elecciones estéticas en consonancia con sus valores y filosofía.

Los dos documentos tienen un gran minipunto y es que aportan solidez y coherencia a la hora de conocer cómo se debe representar la marca, con el matiz de que el brandbook nos ayuda a construir la identidad visual de la marca y a darle consistencia gráfica y la guía editorial explica su personalidad digital (de qué se escribe, con qué objetivo, a quién va dirigido ese contenido y en qué activos digitales se aplica).

¿Más diferencias entre la guía editorial y el brandbook? El primero es el complemento de la estrategia digital. Esta se desarrolla teniendo en cuenta todos estos cimientos, mientras que el contenido del brandbook va más allá y a la hora de hacer esa construcción y presentación de la marca tiene en cuenta el ámbito digital y también el escenario offline.

Una marca se convierte en memorable por sus mensajes y por su imagen (en el sentido más visual de la palabra) así que aunque guía editorial y brandbook no son lo mismo, sí pesan igual cuando lo que queremos es comunicar de una forma cohesionada y solvente.

Si quieres recibir información adicional sobre white papers y estudios, contacta con nosotros:

Trataremos tus datos para ponernos en contacto contigo y atender tus peticiones de información. Puedes revocar el consentimiento, así como ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad escribiéndonos a hola@agencia.best.
Más información en nuestra Política de privacidad