Guía rápida para optimizar tu blog en cinco pasos4 minutos de lectura

Seguramente te hayas dado cuenta de que internet cada día va más lento. No es cosa tuya.Lo ha confirmado HTTP Archive: el tamaño medio de un página web hoy en día es de unos 2,1 megabytes, lo que supone el doble de peso que hace tres años. Las imágenes en alta resolución, la multitud de plugins y la inserción de GIFs, vídeos y publicidad pueden llegar a suponer hasta un 75% del tamaño total de tu blog, lo que implica un mayor tiempo de carga y con ello una mayor tasa de rebote. ¿Cómo evitar que tu blog se convierta en un lento dinosaurio 2.0? Aquí van unos pasos para aligerarlo.

1. Mide el tamaño y tiempo de carga del blog

Antes de empezar, debemos conocer la situación del blog. Por suerte, podemos encontrar una gran variedad de herramientas gratuitas que analizan el tamaño y el tiempo de carga de una página web. Pingdom es una de las más completas plataformas de análisis online. Monitis permite ver el tiempo de carga en los distintos continentes. Por último, Google Page Speed nos indica qué falla y cómo reducir el tamaño de la web. Cualquiera de estas opciones te dará información muy práctica para corregir y redimensionar el sitio.

2. Comprueba que tu theme es el más adecuado

En ocasiones los problemas con el peso del blog empiezan con el theme o interfaz que hemos elegido. Por norma general, aquellos que ofrecen más slides, shortcodes y opciones de personalización son los que conllevan cargas más lentas. Un truco para medir el peso del theme es analizar su versión demo en cualquiera de las plataformas que acabamos de ver. Si no supera la prueba de velocidad, deberías plantearte si realmente aprovechas todas las opciones que te ofrece el tema o si puedes encontrar otro que se ajuste más a tus necesidades de contenido con una mayor velocidad de carga.

3. Optimiza las imágenes

Como decíamos antes, las imágenes de alta resolución le pasan factura al blog, y aún más si recibes muchas visitas desde smartphones, en los que al largo tiempo se suma un alto consumo de datos. También para lograr un mejor posicionamiento orgánico es fundamental que las imágenes no resulten demasiado pesadas. Resumiendo: tienes que reducir el peso de las imágenes sin alterar su calidad. De nuevo, hay a tu alcance una selección de aplicaciones web gratuitas que darán estupendos resultados en distintos formatos como TinyPNG, Compressor.io, (que acepta archivos de hasta 10 Mb) o el clásico plugin de WordPress Smush.it.

4. ¿Empleas ya un plugin de caché?

Puede que no haga tu blog más vistoso y que tampoco sea lo más comentado, pero puede ser de mucha utilidad. Un plugin de caché es muy necesario porque reduce mucho la carga del servidor y permitirá que las páginas ya registradas se carguen al instante. Entre las distintas alternativas que encontramos para WordPress destacan dos por encima del resto: W3 Total Cache y WP-Super-Cache. El primero es la opción más completa y potente, orientada a usuarios experimentados, mientras que la interfaz de WP-Super-Cache es más sencilla e intuitiva, aunque su rendimiento es algo más limitado. Tu elección, como siempre, debe depender de las necesidades de tu blog y de tus conocimientos de WordPress.

5. No te pases con los plugins

Sí, acabo de recomendar instalar un plugin, pero ése no debería ser el problema: hay que tener cuidado con instalar complementos a diestro y siniestro. Cuando se empieza a enriquecer el blog con plugins suele pasar que muchos resultan muy prácticos o atractivos, pero tienes que aplicar el sentido común y seleccionar sólo aquéllos que sean fundamentales para lograr los objetivos que quieres alcanzar y optimizar su funcionamiento. Otro truco: si quieres saber qué complementos están ralentizando tu sitio, puedes recurrir a P3, un “chivato” que señalará a los culpables de los largos tiempos de carga.

Si aplicas estos sencillos pasos en tu blog, notarás cómo se hace más mobile-friendly, los tiempos de carga se reducen y la tasa de rebote baja. Incluso puede que mejore tu posicionamiento. Son todo ventajas, ¿no crees? Y lo mejor de todo: son medidas fáciles, gratis y no te llevarán demasiado tiempo aplicarlas.

 

Pablo Renovell

@PabloRenovell

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

X