En una era totalmente digitalizada en la que Internet es la clave para llegar a todo, las empresas tienen una nueva misión para su imagen de marca: dar una respuesta rápida, pero pero nunca a costa de la calidad.

Llegar a tiempo es fundamental, colarte en las tendencias también, pero el contenido y la coherencia en ellos es más importante que nunca para las marcas. ¿Por qué? Porque al final, la clave del marketing reside en ser fiel a uno mismo, en tener claros los objetivos. Esta coherencia es lo que permite que una firma se estabilice y se convierta en referente ante su público.

¿Cómo lograr contenido coherente para tu imagen de marca?

  • Las primeras impresiones nunca pasan desapercibidas: la imagen de una marca se empezará a construir tras la primera percepción y ésta debe ser favorable.
  • Una vez lograda esa primera impresión, la importancia reside en la coherencia de marca: esa buena imagen que se ha forjado en un primer momento debe mantenerse. El sentido común y los valores otorgarán la imagen a la empresa, y de ser negativa, es uno de los principales motivos por los que el consumidor puede castigarnos.
  • Por último y nunca por ello menos importante, llega el momento de hablar de calidad. Una firma debe definir su personalidad de contenido, y esto podría resumirse en un “no todo vale”. En esta nueva misión de la que hablábamos al principio, tenemos que incluir que las marcas siempre deben aprovechar las oportunidades para conseguir notoriedad, comunidad, tráfico, clics… Pero junto a esas oportunidades que requieren un rápido tiempo de reacción, encontramos una pequeña piedra en el camino: el gran peligro a equivocarse.

No nos centremos solo en el qué nos hará relevantes, solo por el hecho de que sea tendencia. Debemos crear contenido útil, práctico y demandado, pero que tenga total relación con nuestro target y objetivo. No nos sirve de nada llegar a más gente por un día, si no se va a quedar con nosotros. En vez de pensar en el qué, pensemos en el cómo. Cuando demos con la clave de cómo llegar a al público que tanto nos interesa, será cuando ganemos notoriedad. Entonces no necesitaremos temas estrellas para colarnos entre las principales búsquedas, porque ya las tendremos aseguradas entre nuestro público.

La gran tentación

Llegar a alcanzar la máxima audiencia posible es una gran tentación. Pero recordemos que lo importante no es el qué, sino el cómo. La imagen de marca se construye con cada táctica, con cada detalle. Sólo aquellos que sepan mantener el foco en el fin, conseguirán sus objetivos reales.

Hoy en día si a un usuario le interesa un contenido, no habla de él en su próxima reunión familiar, sino que lo comparte en sus redes sociales. Con ese gesto da por hecho que su círculo sabe qué le parece interesante. ¿Cuántas conversaciones empiezan con un: el otro día compartí en Facebook un artículo sobre…? Las marcas lo saben y los medios de comunicación también. Saben que un contenido se hará viral por el número de “compartidos”, saben que al hacerlo se generará una visualización, y por ello son conscientes de que deben llamar la atención.

Hace poco vi una noticia titulada así: “Nacen más Rayans que Fernandos: buceamos en las estadísticas del INE sobre nombres”. Al ver la foto de Amaia, la ganadora de Operación Triunfo 2017, fui directa al subtitulo, esperando encontrar algo sobre su nombre. Lo que me encontré fue esto: “Solo hay un nombre compuesto entre los favoritos para niños y niñas en 2018”. Ni rastro de Amaia. Solo, en algún momento del artículo, se mencionaba de pasada el número de Amaias nacidas en España a raíz de su aparición en el programa.

¿Qué quiero decir con esto? Que tanto marcas como medios de comunicación, saben cómo atraer a los lectores, pero, ¿tiene sentido? Quizás un medio de comunicación se lo puede permitir, pero ¿qué te parecería que una marca de maternidad hablara sobre la última dieta detox de las influencers, solo porque es trending topic? La verdadera realidad es que no se puede abarcar todo, y si realmente quieres posicionarte a través de ese contenido, al menos relaciónalo con tu objetivo: “¿Puede una embarazada realizar la dieta detox de las influencers?” Colarse en los hilos estrella para posicionarnos es tentador, pero lo que de verdad nos importa y nos beneficia es crear contenido de calidad, solo así conseguiremos nuestro objetivo. Recuerda: no todo vale.