Te voy a contar una historia cualquiera de conquista entre agenciasinfluencers.

“Hola, me llamo Lucía y te escribo desde la agencia de comunicación de…”. Y así fue como empezó todo. Era una mañana del mes de junio en la que yo di el paso, sí, me lancé, tenía que hacerlo. Llevaba varios días en los que o iba a por él o iba a venir otra (marca) y me lo iba a “quitar”. Era mi oportunidad.

Sabía desde un principio que nuestra relación no iba a ser del todo fácil, que podría salir bien o mal (por aquello del presupuesto). Me lo jugué a una carta y, tras varios cruces de correos y un par de llamadas en las que nos declaramos nuestro amor, al final la relación salió adelante.

Como en toda relación, al principio todo era bonito. Nos queríamos. Sí, el amor era mutuo y todos estábamos muy contentos. Pero a medida que nuestro proyecto de relación iba avanzando, las dudas también iban apareciendo. Falta de compromiso por su parte, incumplimiento de algunas de las cláusulas de nuestra relación… y eso nos costaba más de un disgusto.

Durante toda mi vida (profesional) he tenido múltiples relaciones (con influencers, claro) y todas con diferentes resultados. Fruto de esa experiencia, te quiero dar unos consejos breves y sencillos para que fluya el amor entre tu influencer y tú:

  • Si no estás seguro de que tu influencer es el adecuado para tu marca, prueba a empezar la relación poco a poco. Hazle guiños a través de las redes sociales, estate atento a otras colaboraciones, busca su target y los usuarios entre los que levanta más pasión en forma de engagement. En definitiva, un análisis de tu público y del suyo nunca viene mal.

Ante las dudas, un análisis nunca viene mal, de tu target y  de sus seguidores

  • IMPORTANTE: si va a ser una relación estable, ¡no dejes que tontee con otras marcas! Es la regla número uno de toda relación. Si quieres que sea una experiencia amplia, duradera y satisfactoria, no te olvides de negociar una cláusula de exclusividad.
  • Un influencer es una persona normal, no lo veamos como una diva. Nuestro lenguaje y tono deben ser cercanos y naturales.
  • No se nos puede olvidar que siempre, siempre, siempre debemos defender a nuestra marca y ser claros y limpios en nuestra negociación. Marca e influencer nos lo agradecerán 😉
  • No tengas miedo a “enfadarte” si tu influencer no cumple lo establecido. ¡Díselo! No temas que la relación se pueda romper. Como en todas, surgen pequeños baches o crisis, pero con diálogo se pueden solucionar.

Y a ti, ¿qué tal te han salido tus relaciones?

Descarga el libro Social Business