¿Está aumentando el número de influencers en política? Con la campaña electoral para las Elecciones Generales del 28 de abril hemos visto cómo los tradicionales carteles electorales y los mítines a pie de calle están de capa caída. Hoy en día, donde se concentra el verdadero pulso político es en el lugar más «democrático»: las redes sociales.

Tuits que se convierten en trending topics, vídeos que se viralizan y, cómo no, los influencers que, como parte de la sociedad, forman parte de esto.

Viendo el panorama, nos preguntamos: ¿por qué no pasan de forma explícita los influencers del marketing y las campañas de publicidad de grandes marcas al marketing político? Si los influencers, independientemente de si están o no a punto de reventar la burbuja de la influencia, aún consiguen agotar stock de productos en menos de 24 horas, ¿no podrían conseguir también muchos votos?

Aumenta los perfiles de influencers en política

Si las marcas, tras ver su eficacia, aumentan cada año su presupuesto en influence marketing, quizá los partidos políticos deberían haberlos situado a la influencia política en el centro del presupuesto de sus campañas. Ya hemos visto en las pasadas elecciones norteamericanas la importancia de estas figuras en las redes sociales y cómo han conseguido ser algunas especialmente determinantes. Un ejemplo está en el efecto de Taylor Swift, pero también ha podido verse en México y en Venezuela.

Así que partir de ahora, ¡cuidado a quién confías tu estrategia! Si tradicionalmente los temas políticos se quedaban en Twitter, en los últimos años hemos visto cómo han dado el salto al resto de redes sociales, donde millennials y generaciones posteriores pasan largas horas de su vida. Porque ya no solo influyen las voces autorizadas de periodistas o expertos políticos, sino cualquier figura social que cuente con un buen regimiento de seguidores.

Partidos como Vox o Podemos compiten día a día por el número de fans, el alcance de sus publicaciones y la viralización de sus contenidos. Cada vez más, los influencers visibilizan y dan voz a temas sociales y políticos que les posicionan de forma cercana a un partido o a otro. Un claro ejemplo es cómo el movimiento feminista se ha convertido en uno de los principales temas de actualidad gracias, en gran medida, a las voces influencers que lideran y apoyan el feminismo.

Con este panorama actual, era de esperar que atrás quedaran los mítines acompañados de la Norma Duval del momento y pasemos a ver cómo los influencers en política se posicionan a favor o en contra de determinadas corrientes o partidos.

Adiós TV. Hola YouTube con los influencers políticos

Los líderes mediáticos ya no están en la televisión o los periódicos, ahora están en las redes. Incluso en temas políticos, YouTube está desbancando a la propia televisión. No sería de extrañar que para el próximo debate de candidatos al Gobierno de España la discusión no fuera en torno a si el medio es público o privado, sino si es en televisión o en YouTube.

Si quizá pensabas que YouTube es una red social de adolescentes y un puñado de adultos, te equivocabas. Las propias estadísticas de la red social indican que la masa crítica de la red social se sitúa entre 18 y 54 años y cuenta ya con 28 millones de usuarios en España. También se equivocaban aquellos que pensaban que a los jóvenes no les interesaba la política. Nada que decir después del 8M.

En esta campaña de 2019, influencers y famosos de la talla de Melo Moreno, Gonzaga Manso, María Serrano y Jedet, Jonan Wiergo, Santi Millán, Topacio, Carlos Sadness, Devermut, Javier Calvo, Javier Ambrossi, Lucas Lorén y Georgina Amorós se han sumado a la reina española de Youtbe, Dulceida, para animar a todos los usuarios a ejercer su voto y defender las políticas en las que creen.

También, hemos asistido a la inauguración del canal de YouTube de Ada Colau o como el youtuber Fortfast WTF entrevistaba al candidato del gobierno Pablo Iglesias en su canal. Sí, ya sabéis, el de ¡votad cabrones!

Estamos siendo testigos también del auge de los canales sociales de los principales partidos políticos actuales, como por ejemplo el canal de Vox, o de cómo un buen número de influencers en política han visto cómo ha aumentado su popularidad por incluir su posicionamiento en los discursos, como el youtuber David Santos o el perfil instagramer de vota_por_favor.

Si lo han dado ya artistas, deportistas o actores, ¿serán los influencers las nuevas figuras en dar el salto a la política? ¿Sería capaz de irrumpir en el panorama político haciendo más ruido que Podemos y Vox juntos la mismísima Dulceida o el rey de reyes en YouTube, el señor Rubius? Si son capaces de llenar más auditorios que cualquier político, quizá también sean capaces de conseguir más escaños. Para ello, tendremos que esperar, al menos, a las próximas elecciones.