|Marcas ecológicas: ¿realidad o postureo?

Marcas ecológicas: ¿realidad o postureo?5 min read

Por |2018-10-03T09:30:39+00:00viernes, 28 septiembre, 2018|
  • Bolsa de plástico en el mar que justifica la relación entre empresas y ecologismo

Multitud de grandes marcas están apostando por el desarrollo de productos eco-friendly. Así, con su ayuda y la de tod@s, dejaremos un menor impacto ambiental en nuestro planeta a las futuras generaciones. Este brote de marcas ecológicas es de vital importancia, teniendo en cuenta que su actividad es el causante de un gran porcentaje de la contaminación que asola a nuestro ecosistema.

Para que te hagas una idea, hay que ver cómo se ha puesto las pilas el sector de la moda en este sentido. Juanjo Oliva presentó su colección de telas fabricadas con botellas de plástico recicladas en la última edición de la MBFW (Mercedes-Benz Fashion Week) de Madrid; Adidas anunció sus nuevos modelos de zapatillas fabricadas con plásticos reciclados rescatados de los océanos, además de la tercera equipación del Real Madrid de esta temporada y de marcar como objetivo para 2024 el utilizar solo ese tipo de plásticos en todos sus productos; Timberland lanzó una colección denominada Timberland x Thread que utiliza botellas de plástico encontradas en las calles y en los vertederos de Haití para fabricar sus tejidos. De esta manera, todas estas marcas no solo cuidan el medioambiente, sino que también muestran su conciencia social ofreciendo una oportunidad a los países más pobres.

En otros sectores también destacan los casos de Starbucks que para 2020 quiere cambiar todas las pajitas de plástico por pajitas de papel (ojo, en España consumimos al día una media de 13 millones de pajitas) o Lidl que ya ha eliminado las bolsas de plástico en varias comunidades autónomas.

Valores de marca: coherencia ante todo

Vale, hasta aquí bien. Pero ¿es real? En muchos casos tan solo se trata de una acción aislada que aprovechan las marcas para realizar una campaña en la que posicionarse como empresas sostenibles y marcas ecológicas, pero no dejan de ser acciones puntuales. Vaya, lo que se conoce como “postureo”. Porque si dentro de sus oficinas, fábricas o almacenes esto no se aplica, entonces no es una empresa responsable. Aquí no valen medias tintas. Hablamos de incoherencia y de querer sumarse a un movimiento para el que no están preparadas.

Es normal que cualquier empresa necesite un tiempo de adaptación para adecuar sus procesos, buscar nuevos proveedores, restablecer el plan de negocio, etc. Poco a poco y con buena letra, aunque si es lo antes posible pues mejor para todos. Pero si una compañía está en este punto, le diría: “Querida, no estás en el momento de hacer una campaña de lo ecologista o responsable que eres y cómo quieres cambiar el mundo”.

El lugar de la comunicación

Yo, como buena millennial y para no contradecir los estudios, prefiero comprar una marca con conciencia ecológica, pero en todos sus procesos. Sí, en todos, porque no valen solo unos pocos. Tanto es la importancia que (¡por fin!) se le está dando a este asunto que en España tenemos un Ministerio para la Transición Ecológica.

Es difícil encontrarnos con empresas 100% responsables, pero si tenemos la suerte de trabajar en una compañía que lo sea aquí la comunicación es fundamental. Piensa que cuando una empresa se esfuerza en reducir su impacto medioambiental, quiere gritarlo a los cuatro vientos. Después de tanto trabajo está deseando que sus consumidores lo sepan y le elijan frente a la competencia. Porque, por si aún no te habías dado cuenta, los consumidores exigen a las marcas gran responsabilidad y transparencia, algo que antes apenas ocurría.

Es el momento de mostrar cómo es la empresa por fuera y por dentro: cómo son los procesos de elaboración de sus productos, si sus proveedores cumplen sus valores de marca, si sus empleados son responsables socialmente, si se premian nuevas ideas que permitan ir más allá… Y en este punto las redes sociales son nuestras grandes aliadas. Se pueden mostrar desde imágenes, vídeos en directo o recopilatorios de un gran proceso, hasta entrevistas al responsable de RSC. Todo ello sobre el desarrollo de un nuevo producto, los espacios más innovadores o los empleados hablando del nivel de importancia del reciclaje es sus instalaciones. Las posibilidades son infinitas.

En las nuevas oficinas de Best, por ejemplo, también queremos dejar la menor huella contaminante posible. Por eso, la pintura es ecológica, el suelo de madera tiene un tratamiento natural y, por supuesto, se reciclan todos los desperdicios que se generan. ¡Ah, que no se me olvide! También guardamos todos los tapones de plástico para poder donarlos; así no solo se recicla sino que ayudamos a aquellas causas que lo necesitan.

Y tú, después de leer esto, ¿vas a proponer hacer cambios en tu empresa o vas a dejar de consumir marcas que no sean responsables? ¿Cuál es tu papel para dejar un futuro mejor?

Sobre el autor:

Irene Sanz
Convencida desde pequeña que la comunicación era lo mío, ahora vivo en este mundo digital tan loco. Disfruto con el gusanillo siempre dentro de qué aventura nos tocará. Me chifla viajar y buscar nueva inspiración.

Un comentario

  1. […] En otros sectores también destacan los casos de Starbucks que para 2020 quiere cambiar todas las pajitas de plástico por pajitas de papel (ojo, en España consumimos al día una media de 13 millones de pajitas) o Lidl que ya ha eliminado las bolsas de plástico en varias comunidades autónomas. […] Lee el artículo completo en https://agencia.best/blog/marcas-ecologicas […]

Deje su comentario