¿Cuántas veces te ha salido un anuncio de una marca y te has preguntado cómo saben siempre lo que quieres? Pues bien, ese es el claro ejemplo de un trabajo bien hecho: marcas que escuchan y que buscan lograr un match.

Hoy en día la forma de comunicar ha cambiado, lo ha hecho a nivel mundial, y claro está que aquellas marcas que no se adapten a esto, mueren. ¿Sabes quienes son unos grandes protagonistas de este cambio? Los millennials. El cambio se genera a través de las masas y hoy en día el arma para las masas son las redes sociales. ¿Quienes manejan gran parte de las redes sociales? Pues eso, los millennials.

Aquí va un ejemplo: Netflix. ¿Por qué es tan cercano y encaja tan bien con su público? Porque es una marca que escucha, que observa y ofrece al consumidor lo que busca. Y sino, dedica unos minutos a ver sus redes. Crean situaciones reales utilizando sus contenidos, hacen que su audiencia interactúe con ellos, que decidan fechas de lanzamiento y consiguen lo que mejor funciona, que su público se sienta identificado.

La comunicación digital de las marcas que escuchan

Impregnarse de esta nueva realidad es vital para realizar campañas y estrategias comunicativas de éxito. Todo apunta a que la comunicación digital va a convertirse en el eje vertebral de cualquier empresa, si no se ha convertido ya. Por eso pensar en la gestión de las redes sociales como un trabajo menor es un error. Un grave error. Al igual que trabajarlas sin una estrategia clara, digamos que es como caminar con los ojos vendados.

Ya te lo dijimos la última vez, la clave está en saber cómo humanizar una marca en la era digital, cómo utilizar la atención al cliente en redes sociales. Entender y valorar la función estratégica de la comunicación en los distintos soportes, no solo ayudará a dar a conocer la marca, sino también a fidelizar clientes.

  • Es importante la actitud: cómo se dirigen las marcas que hablan con sus consumidores. La comunicación debe ser de igual a igual, de una forma transparente y bidireccional.
  • Construir una personalidad única: adaptar el lenguaje a su público objetivo en función del momento y del canal que utilice. Tu marca será lo que tu público reconozca en ella.
  • Saber manejar la hiperfragmentación de las audiencias: alcanzar las altas coberturas sin olvidar ningún canal. ¿Cómo? Céntrate en las plataformas que te interesen y adáptate a ellas, elige el público objetivo de cada una y explota sus opciones.

Sacar partido a los diferentes canales digitales es lo que diferenciará tu comunicación de marca, y la retroalimentación con los usuarios es un gran potencial para saber de primera mano el minuto a minuto. De eso van los nuevos tiempos. Va de que cada vez más gente se interesa por nuevos conceptos aspiracionales, y eso es lo que les va a atraer para quedarse.

Las marcas que no olvidan a las personas, triunfan

Recuerda, por muy interesante que sea un proyecto, tiene que llamar la atención de su público. ¿Cuántas grandes ideas pasan desapercibidas porque nadie las ve? La importancia de hacer buena comunicación en pequeñas y grandes marcas es real, y cada vez salta más a la vista. Una vez más, quien lo tiene bien claro es Netflix, y desde hace ya unos años. Y sino, echa la vista atrás y recuerda cómo se lo montó con su campaña offline de hace algunas navidades. Sí, en este caso era offline, pero se convirtió en online y ellos lo sabían.

¿Por qué dio entonces un salto digital? Pues porque no había perfil de Instagram que no hubiera compartido la famosa foto de Narcos. Se trata sin duda de un claro ejemplo de cómo, si una marca escucha a su público, puede lograr que sus propios clientes hagan publicidad de la compañía.

¿Y cómo se consigue? Formando parte de su vida diaria. Un cliente contento, es un cliente fiel, y un cliente fiel siempre te va a recomendar. Por eso, ante todo, la satisfacción de los usuarios debería ser siempre un objetivo prioritario para cualquier marca. ¿Qué es lo importante aquí? ¡Conseguir un match!