|¿Existe Nasty Bits? Historia de una banda transmedia

¿Existe Nasty Bits? Historia de una banda transmedia4 min read

By |2016-05-04T13:04:15+00:00miércoles, 4 mayo, 2016|
  • Nasty Bits o la historia de una banda transmedia

Tocaban en los años 70 (pero nunca existieron). Fueron teloneros de los New York Dolls (en un concierto que nunca tuvo lugar). Aquella noche (ficticia), la policía subió al escenario y detuvo la actuación. El crítico musical Dan Nooger resumía así lo acontecido: “Los Nasty Bits, liderados por Kip Stevens, nos regalaron una impresionante noche de rock en el Academy que terminó con la detención de toda la banda por obscenidades. Si tenemos en cuenta la reacción del público, Stevens y sus chicos van a llamar la atención de los jóvenes toda América y de la FCC. Puede que los Bits no tengan experiencia, pero lo compensan con pasión y grandes canciones que, si somos sinceros, es de lo que se trata”. No busques esta crítica en hemerotecas. Nunca se publicó en ningún diario de la época. Tendrás que ver la serie de televisión. Pero antes, te voy a contar la historia de esta banda transmedia.

Tocaban en los años 70 (pero nunca existieron). Fueron teloneros de los New York Dolls (en un concierto que nunca tuvo lugar)

La línea entre ficción y realidad se difumina cuando hablamos del último gran caso de narrativa transmedia que nos ha regalado “Vinyl”, la nueva serie de HBO ambientada en la industria musical de los años 70. Por sus capítulos deambulan Led Zeppelin, David Bowie o Elvis Presley, pero el verdadero protagonista es Richie Finestra (interpretado por Bobby Cannavale), siniestro propietario de una discográfica, adicto a las drogas, capaz de llevar a la bancarrota a American Century Records y salvar el sello un minuto después gracias a golpes de ingenio que firmaría el mismísimo Don Draper en “Mad Men”. En este contexto aparece Nasty Bits, el último descubrimiento de Richie, un grupo cuya irreverencia y sonido nos trasladan hasta los orígenes del punk, movimiento que eclosionó en la Nueva York de los 70.

Sin embargo, Nasty Bits se aleja del estereotipo de banda forjada en garajes y antros de rock, porque su origen está en el guión de la serie. Y tomando el guión como eje principal de la historia, encontramos la experiencia transmedia. ¿Existen Nasty Bits más allá de la serie? Sin duda. ¿Acaso no es real la canción “Woman Like You”, primer single de Nasty Bits y que ya puedes escuchar en Spotify?

No sería de extrañar que la historia transmedia de los Nasty Bits tuviera continuidad y asistiéramos a su primera gira de conciertos (reales) en los próximos meses. Al fin y al cabo, el grupo al que la ficción ubica en los 70 es, paradójicamente, contemporáneo de artistas como Tame Impala, Arcade Fire o Vetusta Morla. Mientras tanto, nos conformaremos con ver cómo se las apañan en la ficción unos setenteros Nasty Bits, cuyas sorpresas no acaban aquí. El actor que encarna al líder de la banda no es otro que James Jagger, hijo de Mick Jagger. Además, el Rolling Stone es creador de la serie junto a Martin Scorsese, Rich Cohen y Terence Winter.

La música como origen de experiencias transmedia

Sin embargo, los Nasty Bits no son la primera banda transmedia de la historia. En 2014, el grupo ficticio The Soronprfbs saltó a la fama y a algunos escenarios después de darse a conocer en la película Frank. Aquí podéis ver al quinteto, integrado para el largometraje por actores tan conocidos como Domhall Gleeson, Michael Fassbender y Maggie Gyllenhaal, interpretando su canción más famosa, “I love you all” en el programa The Colbert Report que emite la cadena estadounidense Comedy Central.

¿Y quién no recuerda a los Blues Brothers? Su origen tiene lugar en 1975, cuando John Belushi y Dan Aykroyd deciden montar un número cómico musical para el programa Saturday Night Live. La televisión les llevó a grabar discos, organizar giras y a rodar sus propias películas basadas en la banda. Aunque quizá el caso más similar a Nasty Bits sea el de Spinal Tap, banda heavy creada para el falso documental “This is Spinal Tap” de 1984. No te pierdas la comparativa entre discografía real y álbumes editados en la ficción que encontrarás en Wikipedia.

Seguiremos de cerca la historia transmedia de Nasty Bits y, por supuesto, el desarrollo de la serie “Vinyl”.

Descarga aquí las Tendencias en Comunicación y Marketing de 2017

About the Author:

Diego Rivera
A los dos años tenía claro qué quería ser de mayor: basura. Cada día esperaba pegado a la ventana para ver pasar un gran camión plateado del cual saltaban personas en marcha. El ruido que generaban y aquella velocidad me alucinaban de pequeño. Hoy, sigo dejándome apasionar por pequeñas cosas.

4 Comments

  1. […] transmedia, como vimos con el caso de Zoolander 2. Una serie de televisión puede ser transmedia, y el ejemplo de Nasty Bits es buena prueba de ello. Incluso una compañía como Burger King puede jugar en este terreno llevando al mundo real su […]

  2. […] responsables de la marca se enamoraron tanto de esta idea que han decidido hacerla realidad. Es un salto narrativo transmediático sin precedentes que pone los pelos de punta tanto a amantes de la serie como al público en […]

  3. Horrach_Jaume 22 marzo, 2018 at 16:19 - Reply

    Rockstar (2001) la banda protagonista se llama Steel Dragon, son el resumen y cúmulo de la época dorada de los 80. Nunca existieron, son la mezcla de un estilo canciones y éxito ficticio de grupos consolidados como Jeff Scot Soto y Jon Bon Jovi entre otros; estoy viendo Vinyl en la actualidad y me parece brutal la dirección y argumento de la serie. Buen artículo Diego.

    • Diego 28 marzo, 2018 at 07:24 - Reply

      Muchas gracias Jaume. Por aquí somos muy fans del transmedia, del cine, de las series y, por supuesto ¡de la música! Una lástima que Vinyl no tuviera continuidad (HBO debió pensar que salía muy cara para la repercusión que obtuvo). Gracias por la aportación de Steel Dragon 🙂 Un gran abrazo.

Leave A Comment