Hace poco conocíamos que, en el año 2017, Instagram superará a dos gigantes como Google y Twitter en ingresos por publicidad móvil. Los expertos estiman que la red social facturará entonces 2.810 millones de dólares. Pero ¿cómo? ¿por qué? ¿en qué ha basado su estrategia Instagram para adelantar por la derecha a Google y a Twitter?

En primer lugar, el número de usuarios de esta red social crece de manera exponencial. Instagram ha superado ya la cifra de 300 millones en todo el mundo. Incluso en Estados Unidos ha adelantado a Twitter en número de perfiles activos y se ha convertido en la segunda red más usada.Su éxito parece imparable.

Además, cosecha unos niveles de engagement brutales. ¿Por qué? Si nos fijamos, es algo muy sencillo. En Facebook, las publicaciones que más éxito tienen por niveles de interacción con los usuarios son las que incluyen imágenes y/o vídeos. Ahí aparece Instagram como gran triunfador. Desde su app en nuestro móvil hacemos scroll con nuestro dedo, sin esfuerzo, y le damos dos clics seguidos para regalar un like a un amigo o a una celebrity. Todo muy sencillo y rápido, y más atractivo que leer la parrafada que nuestro un amigo ha soltado en su perfil de Facebook contándonos sus últimas vacaciones.

Además, otro punto a su favor para generar engagement y, por lo tanto, que esto se traduzca en un futuro cercano en ingresos económicos, es que no existe la posibilidad de desviar la atención sobre el contenido principal. La atención del usuario se focaliza siempre en la publicación que tiene delante. No existe la posibilidad de que se deje llevar por un enlace externo, como sí ocurre en Twitter o en Facebook.

Los puntos en contra

A pesar de estos pros, también podemos encontrar algunos contras. Es cierto que los posts en Instagram son más populares y más virales que los de Facebook, con mayor número de likes y de comentarios. Sin embargo, las publicaciones con más engagement siguen correspondiendo a celebrities. La última foto de Kim Kardashian o de Justin Bieber copan el top de likes y de comentarios. Todo ello a pesar del esfuerzo de grandes publicaciones, como BBC o Vogue, que ya han apostado por tener una imagen fuerte y consolidada en Instagram, pero que no han alcanzado, ni mucho menos, las cotas de las celebrities. Esto puede suponer tanto una ventaja como un problema para las marcas a la hora de anunciarse en esta red social. Puede traducirse en un problema que podríamos calificar de “influencitis”, es decir, depender de sus acuerdos con influencers o celebrities para llegar a un público mayor. Es un modelo que está ya muy explotado y que parece pedir a gritos un cambio o una reformulación importante.

Además, más del 8% de todas las cuentas en Instagram son aún manejadas por bots, un dato que la red social debe mejorar también si quiere ver cómo los ingresos que aventuran los expertos se hacen realidad.

A pesar de ello, está claro que el aumento de usuarios en Instagram y sus niveles de afinidad tienen al mundo de las marcas revolucionado esperando novedades en torno a la API de publicidad de Instagram. De hecho, la empresa acaba de anunciar su apertura a terceros, lo que puede impulsar los ingresos por campañas en los próximos meses.

Por último, te dejamos un regalito para que sigas viendo cómo pueden aprovecharse las opciones que ofrece Instagram para generar un contenido atractivo. Aquí tienes este currado cómic interactivo que, al modo de “Elige tu propia aventura”, nos permite saltar de imagen en imagen decidiendo el destino del protagonista.

Ahora te toca a ti.¿Cuáles crees que son las claves para que Instagram sea ahora mismo el rey del mambo?