El mundo digital transcurre en nuestras pantallas, aunque hay quien se limita a observar desde un lado y quien decide participar desde el otro. Las redes sociales dieron un empujón a la manera en que participamos en internet, ya no era necesario ser un gurú, hacker o friki de la informática para formar parte de la red. El gran público tenía la posibilidad de interactuar no solo con sus conocidos sino con cualquier persona del mundo. Abrir una ventana a la vida de otra persona o ser tú el que te dejases ver. Y así nacieron los primeros influencers, los precursores del influence marketing, construyendo las primeras comunidades en las que sus detalles más personales marcaban las idas y venidas de sus seguidores.

Instagram ha dado con la tecla del influencer marketing

Muchas voces han cuestionado en los últimos meses la salud del marketing con influencers, como si fuese pronto a sufrir un colapso irreversible. Sin embargo, no es menos cierto que actualmente las redes sociales continúan su escalada, en realidad unas más que otras porque mientras Facebook vive una pesadilla, su hermana pequeña Instagram sube como la espuma. Y si pensabas que esta última iba a contener menos publicidad, lo cierto es que su formato ha logrado la fórmula de la felicidad para satisfacer a todas la partes. Las marcas y los influencers viven en armonía y los seguidores, cada vez más conscientes de esta simbiosis, quieren pasar de ser meros observadores a jugadores.

Obviamente, según el objetivo de nuestra campaña de influence marketing elegiremos una red social u otra. En LinkedIn funciona muy bien la publicidad aunque en el caso de influencia solo un 12% de marcas y agencias deciden optar por esta red profesional. Sin embargo, 9 de cada 10 han puesto sus ojos en Instagram que ha visto crecer las campañas de influencia en un 39% y ha situado sus stories como una de las grandes promesas de 2019. España, por ejemplo, se ha convertido en el cuarto país con mayor crecimiento de este tipo de campañas en Instagram. ¿Quiere decir esto que debes centrar todos tus esfuerzos solo en esta red social? Para nada, recuerda que es importante encontrar al influencer adecuado, hay muchas herramientas para ello, pero la más eficaz siempre será el sentido común.

Más experiencia, más influencia, ¿más seguidores?

Si en los comienzos del influencer marketing el número de seguidores y likes eran capaces de cegar incluso al más avispado, ahora no hacen más que levantar suspicacias. Los observadores/usuarios han encontrado en las redes sociales un mundo virtual en el que tener contacto con lo que anhelan y les hace disfrutar. Desde esa persona que suspira por la última moda en zapatos, hasta el que lo hace por las nubes de formas extrañas. Hay gustos para todos y si eres capaz de convertirte en un experto en algo y no te da miedo a participar en redes sociales posiblemente seas el influencer perfecto.

Y qué si no sumas millones de seguidores, los microinfluencers y nanoinfluencers logran mayores tasas de interacción y cuentan con comunidades más leales. Puede que no vayan al frente a luchar por ti, pero seguro que adquirirán un gran compromiso a largo plazo con tu perfil. Y ahí es a donde se dirige el marketing de influencers, a un panorama en el que la marca, el mensaje y el influencer o experto estén alineados y así sea percibido por su comunidad.

Estos cambios a la hora de escoger expertos digitales también han provocado que las métricas para medir los resultados varíen. Y aquí está el actual gran problema para aquellos que huyen de estas campañas: no entienden las métricas. Al menos más de la mitad de las marcas y agencias consultadas en el estudio de Relatable Inc sobre el estado del influencer marketing admiten que esto es un obstáculo. Pero, ojo, que se trata de un obstáculo, no un impedimento.

Y entonces, ¿cuál es el futuro del influence marketing?

Llegados a este punto, mientras las redes sociales sigan creciendo, el marketing de influencia gozará de excelente salud. Los observadores seguirán queriendo pertenecer a una comunidad, a observar sin ser vistos, a disfrutar de sus gustos públicos o secretos. Los jugadores seguirán exponiéndose ya sea por mero placer o por negocio. Y las marcas podrán aprovechar para situar sus productos en el punto de mira. De hecho, el 95% de marcas y agencias que participaron en el estudio elaborado por Relatable Inc consideran que es un área con futuro. ¿Y cómo nos fiamos? Que el 79% vaya a dedicar presupuesto en este sector dice algo, ¿no?

Al igual que se han diversificado las redes sociales, también sus usuarios y del mismo modo la manera de enfocar el marketing. Estamos aún en la casilla de salida de este sector y mientras la sociedad acaba de reflejarse en las redes sociales, el influence marketing termina de encontrar su prometedor lugar. Nosotros no le vamos a quitar ojo, así que ya sea desde aquí o desde nuestra plataforma de Influencer HUB, ¡seguiremos informando!