Tenemos que hablar

Por | 2018-02-20T00:15:09+00:00 lunes, 12 febrero, 2018|

Tú y yo sabemos que esto ya no funcionaba. La magia se había ido perdiendo con el paso de los años. Lo notábamos cada vez que hacíamos una llamada de teléfono, cada vez que nos acreditábamos en unas oficinas o en un evento, cada vez que teníamos que deletrear tu apellido. Sin tú quererlo, te fuiste convirtiendo en una carga, en un recuerdo del pasado en un mundo en el que las cosas cambian a la velocidad de la luz. Es posible que no seas tú y que seamos nosotros. Pero hemos cambiado. El sector ha cambiado y vamos más deprisa. Debemos dejarlo aquí. Nos separamos.

Ahora somos Best. Adiós, Relations. Espero que sigamos siendo amigos.

Durante casi veinte años, nuestro nombre ha sido una forma de describir nuestra actividad. Decíamos que generábamos relaciones, y era verdad. Como frase destacada o claim, subtitulábamos con un “comunicación & social media”. Todo era cierto, pero nos resultaba demasiado obvio. ¿De verdad somos tan previsibles?

No.

No lo éramos porque no lo hemos sido nunca, y nos gusta ser así. Cuando fue necesario incorporar habilidades digitales, lo hicimos sin preguntarnos si podíamos atrevernos. Cuando consideramos que podíamos aportar consultoría estratégica, no dudamos en nuestra capacidad para ello. Cuando nos planteamos la posibilidad de desarrollar un departamento propio de producción gráfica que aunara desde ilustración hasta diseño web y usabilidad, sólo tuvimos que sumar dos más dos porque el talento lo habíamos incorporado. Cuando reforzamos nuestra experiencia en la producción de eventos, fue el resultado natural de un viaje bien guiado. Cuando desarrollamos una línea de negocio para el desarrollo de la gestión de la influencia, no nos cuestionamos la viabilidad sino la ocasión. Y si surge una buena idea, hay que despejarle el camino. Las tuneladoras ya llegarán.

Cambiar de marca es algo serio, pero más serio es no encajar en tu propia marca. Ésta tiene que representar unos valores, una forma de trabajar, un carácter propio, unos elementos distintivos. Y todos los que nos situamos debajo debemos sentirnos cómodos con ello.

Sabemos cómo somos: mutables, flexibles, dinámicos. Somos cambiantes no sólo porque nuestro entorno esté transformándose continuamente, sino porque formamos parte del cambio. Seguimos trabajando con la comunicación como materia prima. No huimos de las relaciones públicas, ni del marketing, ni de los medios sociales, ni de la publicidad, ni de la consultoría. Pero sentimos que no nos hace falta explicarnos. Sabemos hacernos entender y queremos que todo el mundo lo sepa.

Nuestra nueva marca es como nosotros. No es única ni fija. Cambia de color, de trama e incluso de claim. Nunca mejor dicho, es la mejor que podía ser.

Hoy dejamos atrás Best Relations. Fue un viaje bonito. De hecho, fue muy bonito. Pero la ruta continúa y nos hemos propuesto ir más lejos. Puede parecer un simple cambio de imagen, pero no es así. Nos hemos propuesto enamorar una vez más, dar sentido a nuestros proyectos y, sobre todo, a los tuyos. Nos hemos cambiado de peinado y de outfit, y nos hemos vuelto más activos si cabe. Eso sí, seguimos siendo nosotros. Nuestro discurso es ahora más reconocible que nunca.

Ha llegado el momento de que, juntos, lo pasemos muy bien.

Un comentario

  1. Nuria itmum 15 febrero, 2018 en 07:51 - Responder

    Enhorabuena por esa nueva identidad! Muchos éxitos!!

Deja tu comentario