Time´s Up o cómo las redes son altavoz de la lucha contra el acoso

Por | 2018-01-25T13:06:28+00:00 jueves, 25 enero, 2018|
  • Hollywood ha dicho no al acoso sexual con movimientos como Time´s Up

Comienza un nuevo año y con él las entregas de los grandes premios del cine. Los Globos de Oro, los Critics’ Choice, los SAG Awards, el Festival de Sundance… y muy pronto, los Óscar. Y entre críticas cinematográficas y desfiles previos, me pregunto si este año la ciudad de las estrellas logrará la justicia efectiva para sus recientes escándalos. Porque Hollywood se ha propuesto hacer limpieza a fondo que empezó con el movimiento Time´s Up. Y espero que no termine barriendo otro trending topic bajo la alfombra roja.

Octubre de 2017 ya simboliza para muchos el principio del fin de la impunidad, al menos mediática, del acoso y las agresiones sexuales en la industria del cine. Las numerosas denuncias contra, el hasta ahora intocable, Harvey Weinstein por parte de varias actrices el pasado otoño desenterraron un secreto a voces bajo el hashtag #MeToo. Fue el primero de decenas de supuestos casos que se han ido destapando hasta hoy y que han plagado las redes sociales de perfiles negativos y un sentimiento en común: rechazo. 

Las mujeres más poderosas de la capital del cine decidieron empezar 2018 haciendo uso de su poder de visibilización. La iniciativa Time’s Up se hizo viral y descubrimos su objetivo: impulsar una ley para penalizar el acoso y las agresiones sexuales en el ámbito laboral, y lograr la paridad salarial en el gremio. Desde entonces, el movimiento no ha hecho más que crecer gracias a #timesup y todos nos hemos visto alcanzados por sus trajes negros en las alfombras y sus discursos inspiradores en las galas. Pero, ¿conseguirán esta vez un cambio real o se trata de otro manifiesto a la deriva?

Lamentablemente, las reacciones de los acusados han dejado mucho que desear, independientemente de su presunta inocencia. Primero, Weinstein decidió intentar disculparse justificando sus actos en los comportamientos supuestamente aceptables de los años 70 en el entorno laboral, pero le salió el tiro por la culata. Desde entonces, su productora no ha hecho más que caer en picado y los estrenos previstos para 2018 parecen estar siendo reubicados.

“En este Hollywood patas arriba,  el feminismo ha sabido cómo entender las redes sociales y la desvinculación de los perfiles negativos es un punto de partida necesario”

Esta semana, algunos de los más recientes acusados, como James Franco y Christian Slater, han decidido pasearse por los Globos de Oro luciendo el pin de Time’s Up, provocando las críticas de sus compañeras de profesión y de los espectadores a través de las redes sociales, sobre todo Twitter. Pero empiezan a aparecer opiniones sesgadas basadas en el presunto agresor y en criterios tan absurdos como su atractivo físico. Puede que a algunos se les haya ido de las manos. ¿Hasta qué punto estamos preparados para ejercer la justicia social sobre los acusados como espectadores?

Otro de los casos más llamativos ha sido el de Kevin Spacey, el consagrado actor protagonista de House of Cards, que no parece haber aprendido mucho sobre comunicación de crisis en el rodaje. Fue eliminado del reparto de la serie en una veloz y tajante respuesta por parte de Netflix a las acusaciones del también actor Anthony Rapp. La productora audiovisual optó por arriesgarse y posicionarse ante el escándalo. Se mostró comprometida con esta problemática social y se desvinculó del actor en lugar de esperar al políticamente correcto esclarecimiento de los hechos. Mientras, Spacey intentaba desviar la atención con declaraciones sobre su orientación sexual, que nada tenían que ver con el presunto caso de acoso y que provocaron aún más indignación. La reputación del actor quedó hecha añicos de un día para otro, lo que demuestra el poder de las redes sociales.

Si algo está claro en este Hollywood patas arriba, es que el feminismo ha sabido cómo entender las redes sociales y que la desvinculación de los perfiles negativos es sólo un punto de partida necesario. Desde los Globos de Oro y su Time´s Up hasta la actual Women’s March las redes sociales han sido (y serán) escenario y parte muy importante en la toma de conciencia de la sociedad. Pero, ¿conseguirán movimientos como #MeToo o #timesup romper con la hipocresía que rodea a las declaraciones de los acusados y al cuestionable posicionamiento de muchos artistas? ¿Lograrán salir de las pantallas y alcanzar su objetivo legal último?

El instinto frente al algoritmo: descárgate aquí las tendencias en comunicación y marketing de 2018.

Deja tu comentario