|La influencia ha muerto. Viva la nanoinfluencia

La influencia ha muerto. Viva la nanoinfluencia3 min read

By |2018-12-05T12:46:30+00:00miércoles, 5 diciembre, 2018|
  • Mujer influencer ejemplo de nanoinfluencia

¿De verdad ha muerto la influencia? No (a pesar del titular), ha cambiado, y su evolución es tan rápida que lo importante no es cambiar las estrategias, lo importante es ser lo suficientemente rápido. El darwinismo express que está viviendo el marketing de la influencia es brutal, y observamos en los últimos meses como campañas de influencers que han podido costar bastantes miles de euros tienen impactos ridículos. Algo que ha provocado que se ponga el foco en nuevos modelos como la microinfluencia y la nanoinfluencia.

Hace pocos meses sabíamos que una buena inversión en influencers era sinónimo de éxito. Era difícil que no funcionara si elegías bien a los colaboradores. En poco tiempo hemos visto como esto ya no es así y observamos que la apuesta se vuelve más segura con la diversificación.

Los microinfluencers y los nanoinfluencers permiten esa diversificación y se posicionan como opciones mucho más rentables, con ROIs más altos, con más engagement y con mucha más credibilidad. Además, la construcción de la relación marca-influencer se vuelve mucho más real, y es posible establecer vínculos más sinceros entre ambas partes con cotas más altas de fidelidad, que solo se alcanzan si realmente el colaborador siente que ayuda a su lovemark.

Pero, ¿qué son los microinfluencers y los nanoinfluencers? Pues son perfiles con pocos seguidores pero con alto engagement y con contenidos cuidados y de calidad. Esto último es importante si estás buscando hacer una campaña con ellos, porque no todo vale.

Habréis advertido que no he mencionado el número de seguidores para establecer una diferenciación. Correcto, no lo he hecho con toda la intención ¿por qué? Pues porque depende del sector del que estemos hablando y de lo targetizado que esté su población.

Si hablamos de sectores muy nicho, podemos considerar que alguien es influencer con 10.000 seguidores, un microinfluencer una persona con 1.000 y un nanoinfluencer un perfil con 500 seguidores. En nuestra opinión la influencia no son simples números y las categorizaciones que estamos viendo estos días en los que se empieza a hablar de nanoinfluencia -y que sitúan a los influencers en 100.000 seguidores, a los micro en menos de 10.000 y a los nano entre los 1.000 y los 5.000 – pueden ser viables si estamos hablando de gran consumo.

Por ello, frente a los números en frío es fundamental el contexto y ser capaz de analizar el retorno de la inversión, convirtiendo las acciones con influencers en tráfico, leads o, lo mejor, la conversión a ventas.

En Best y dentro del marco de Influencer Hub, contamos con un interesante grupo de influencers, categorizados por sectores y rango de población que permite el diseño de estrategias de influencers seguras que garantizan el cumplimiento de los KPIs fijados.

About the Author:

Begoña González
Malabarista de profesión y comunicadora por afición. Mi trabajo es que los clientes estén contentos… ¡alucina! Mi vida se convierte en un circo de 5 pistas si sumamos muchos clientes, 2 hijos y un marido del Atleti.

Leave A Comment