No me digas «no cambies nunca”.

Sin cultura digital no hay evolución digital.

Nuestro modelo de trabajo se basa en la diversidad.

En un entorno transversal y colaborativo, aceptar la diversidad impacta positivamente en el negocio.

Llevamos 20 años trabajando en modo beta.

Queremos digitalizar las calles.

Porque las calles son un espacio digital más. ¿Acaso no llevas una pantalla guardada en el bolsillo?
Sensor y provocador del alma de Best. Aporto 35 años de experiencia y reinvención de la consultoría de comunicación corporativa y de producto. También dirijo la asignatura “Comunicación Digital” en la Universidad de Barcelona.

Publicista de ciencias, analizo todo lo que ocurre a mi alrededor convencido de que es el mejor camino para tomar decisiones acertadas. Cuando me dejan, me escapo para dar clase en alguna universidad.

A los dos años tenía claro qué quería ser de mayor: basura. Cada día esperaba pegado a la ventana para ver pasar un gran camión plateado del cual saltaban personas en marcha.  Hoy, sigo dejándome apasionar por pequeñas cosas.

De perfil multidisciplinar a especialización y viceversa, todo es cíclico y de todo se aprende. Paso muchas horas en locales de ensayo y otras tantas tratando de entender el presente y el futuro.

Tengo el privilegio vital de ser rubia y de mayor quiero ser líder de una banda de “señoras de bien”. Mientras tanto, disfruto trabajando y aprendiendo en casi todos los ámbitos de la comunicación.

Diseñadora de mañana, ilustradora de tarde, fanzinera los sábados y artista los domingos. Con un pie digital y otro analógico.

 

Diseñadora Gráfica de formación. Me gusta viajar, aprender, enseñar y ver cine del bueno y del malo. Creo fervientemente que la crema de cacahuete está muy infravalorada en nuestra gastronomía y no me avergüenzo de mi fascinación por Tom Cruise y Arnold Schwarzenegger.

Estudié Periodismo sin saber que el mundo de las agencias de comunicación tenía reservado un sitio para mí. Si soy la organizadora oficial de los cumpleaños de mis amigos, ¿por qué no dedicarme a los eventos de forma profesional?

Periodista, ávida lectora y futura novelista. Colecciono cuadernos con historias inconclusas. Como buena alumna de EGB adoro escribir a mano, pero, ahora, la mayor parte del tiempo lo hago en digital.

Asistente profesional a conciertos, paso mi tiempo entre discos y gadgets. Me dedico a la comunicación, aunque sin descuidar nunca mis pasiones. No me gustan la Navidad ni los gifs de gatos.

El día que descubrí que los medios digitales eran mi hábitat natural, me di cuenta de que la comunicación era mi profesión. Los viajes, la tecnología y el cine completan mi mundo.

Una comunicadora audiovisual que evolucionó a diseñadora gráfica. En mis ratos libres me dedico a hacer fotos, a ver películas y a convencer a la gente de que los chihuahuas son adorables.

A los 10 años jugaba a ser periodista con la máquina de escribir de mi madre, y por eso me colé en la tele. Ahora desde el otro lado, la comunicación sigue siendo mi plan de la A a la Z. Ibicenca y políglota, invierto en viajar porque es invertir en vivir.

Colgué la toga por el marketing digital y la comunicación. Quizás tenga algo que ver el periodismo o simplemente que me encanta la interacción entre personas. Al menos casi tanto como con las mascotas.